Inicio | Articulistas | País Bajo Tierra El Pomier y el efecto mariposa

País Bajo Tierra El Pomier y el efecto mariposa

POR DOMINGO ABRÉU COLLADO  
Del Pomier, de Borbón, de sus cuevas, de su arte rupestre y de la Capital Prehistórica de las Antillas nunca se dejará de hablar. Definitivamente nunca se dejará de hablar, un resultado del “efecto mariposa”.

El “efecto mariposa” viene de un proverbio chino que reza: “el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”. Es una forma de decir que lo que hagas en o con la naturaleza tendrá sus consecuentes resultados lejos de ahí, a veces muy lejos de ahí. Pero tarde o temprano esos resultados se reflejarán en el punto de partida, donde aleteó la mariposa.

Ese proverbio chino, profundamente filosófico, y demostrablemente científico, ha sido comprobado y verificado ya muchas veces. En meteorología, por ejemplo, ya se dice que el aleteo de una mariposa en un lado del mundo puede desatar un huracán en el otro lado. Esto ha dado pie también a la creación de la “teoría del caos”, una rama de las matemáticas que estudia lo complicado, lo impredecible, lo que no es lineal. También se le llama “Matemáticas de lo no lineal”.

Pero también tiene el “efecto mariposa” mucho que ver con la política, pero mucho más todavía con el ambiente. Por ejemplo, en política internacional, un tiro que se le zafe a un despistado guerrillero palestino ocasiona una crisis en Wall Street, como consecuencia de la respuesta israelí al palestino y el consecuente recrudecimiento que lleva a las condenas internacionales, los paros en los puertos, el alza del petróleo y las consecuentes medidas económicas en los Estados Unidos. Esas consecuencias se orientarán negativamente hacia los países subdesarrollados y pobres, de América, África y Asia, llegando a recalar en Palestina y provocando un alza de precios en comidas y medicinas que pueden causar serias dificultades en la familia del palestino al que se le zafó el tiro.

Ecológicamente, el encendido de un fósforo en África, por una mujer que quiere luz en su lámpara, puede originar un incendio que cause un desbalance local en la temperatura del aire y ocasione un remolino que encontrará eco en las aguas calientes del Atlántico, provocando un huracán de esos atronados que agarrará directo hacia Nueva Orleáns y Houston, destrozando los puertos de Jacksonville y Mobile, de donde no podrán partir las ayudas en medicamentos que saldrían hacia el puerto de Swacopmunde para detener una epidemia de cólera en Namibia.

Es decir, se manifiesta en esos casos lo impredecible, lo que no es lineal, por haber ocurrido pequeños cambios en las condiciones iniciales que condujeron a enormes discrepancias en los resultados. Porque no era la intención del palestino crear el lío que armó mientras mostraba su fusil a un camarada. Ni era la intención de la mujer africana crear un incendio cuando simplemente iba a encender una lámpara en su pequeña casa.

El “efecto mariposa” también se explica si pensamos en cuando lanzamos un trompo a girar. O como se dice en la República Dominicana, cuando hacemos reguilar un trompo. Nunca el trompo hará los mismos movimientos. Nunca el trompo terminará en el mismo sitio. Una diferencia mínima, en la fuerza con que se lanzó, en la altura de la que cayó, en la posición que cayó la punta, en la inclinación inicial, el choque con un grano de arena ya “reguilando”… cualquier nimiedad va a cambiar los resultados de algo que supuestamente realizamos de la misma manera. Es más, el lanzamiento de un trompo puede ser la causa del fracaso de una familia en el futuro, cuando al caer el trompo éste suelta una esquirla del piso y le arruina un ojo a un niño que quería ver de cerca y desde el piso el funcionamiento del trompo. Es un niño que luego deja de estudiar por la falta de un ojo, y que cuando fuera mayor podría ser el principal soporte de la familia y un genio de las relaciones internacionales que encontraría alternativas para la paz en el mundo. Todo esto se toma en cuenta a la hora de analizar la “teoría del caos”, tenida como un nuevo paradigma matemático, tan amplio y tan importante como la combinación entre geometría y cálculo en su época de esplendor.

No se concibe claramente todavía todo lo que puede aportar esta nueva forma de pensamiento matemático, pero toca campos de la medicina, la geología y la economía.

Y hablando de geología y del “efecto mariposa”. Si el batir de las alas de una mariposa puede con el tiempo desatar un huracán, ¿qué no podría desatar la destrucción de una montaña?

La interrogante la planteamos a partir de la desaparición de otra montaña en El Pomier, de San Cristóbal, en un lugar donde existen las cuevas con mayor cantidad de arte rupestre de la Antillas. ¿Cuánto daño puede causar en el propio sitio la destrucción de una, dos, tres montañas?

css.php

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com