Inicio | :: Articulos | Informe sobre la siniestralidad en el Parque Nacional Loma Miranda

Informe sobre la siniestralidad en el Parque Nacional Loma Miranda

Informe sobre la siniestralidad en el Parque Nacional Loma Miranda
Por: Félix Díaz Tejada

Todos los incendios que han estado afectando a los bosques dominicanos en las últimas semanas son acciones nefastas para la biodiversidad y para el desarrollo socioeconómico del país, que a la postre sus efectos y consecuencias pudieran desatar acontecimientos de proporciones inmensas en términos de afectaciones a la vida en un futuro inmediato en cuanto a la producción de agua y su demanda, a la dinámica productiva de la nación y muy probablemente pudieran precarizar la convivencia de la población.

Por la magnitud de los daños provocados y por la alevosía con que dichos incendios han sido planificados, los mismos han alcanzado grado de siniestros y catástrofe ambiental.

El nivel de maldad con que han sido concebidos estos trágicos incendios adquieren ribetes de crimen contra la biodiversidad y traición a la patria, que es lo mismo que a nuestra soberanía nacional.

Al principio intentaron presentar los hechos como fortuitos, pero por la forma tan aviesa con que han sido ocasionados en cadena y la expansión de cada uno en términos de superficie afectada, todo apunta a que el plan preconcebido consistió en incendiar áreas de valor trascendental importancia, ubicadas en Constanza y Jarabacoa en la provincia La Vega; Restauración, Loma de Cabrera y Chacuey en la provincia Dajabón, Península de Samaná, El Portillo y Los Haitises en la provincia Samaná, Imbert y Yásica en la provincia Puerto Plata, Sierra de Bahoruco y Hato Mayor. Hasta que distraída la atención pública en los incendios dispersos por toda la geografía dominicana, entonces se fueron acercando a La Vega, y el pasado lunes 4 ya estaban devorando los pinares situados en las estribaciones de Guaigüí, El Faro y frente a Los Alpes.

Caliente, caliente, caliente, ya no podían aguantar más la paciencia y le fueron encima a su área de interés: LOMA MIRANDA. Al amanecer de este jueves 7, el primer foco de incendio inició por el norte de La Manaclita. Pero a raíz de que la comunicación fue rápida y acudimos a la instancia más adecuada para mitigar el siniestro, entonces ya la noche de este viernes optaron por dar un golpe de efecto y abrieron fuego por 14 focos esparcidos por todas las estribaciones situadas al norte de Loma Miranda, específicamente las que descienden hacia Los Chicharrones, La Piedra, La 40, El Algarrobo, La Llovedora y La Confluencia.

Al intentar ingresar decenas de ciudadanos y ambientalistas a sofocar los fuegos, una brigada del Ejército Nacional lo impidió este jueves y viernes. Pero ni tontos ni perezosos nos introdujimos por La 40, tomamos el sendero de un drenaje de pendiente casi vertical y una brigada de unos 30 ciudadanos ascendimos hasta unos 500 metros sobre el nivel del mar, allí nos dedicamos a sofocar uno de los focos de los incendios, luego de aminorar su agresividad, nos consagramos a construir una trocha en medio del parte agua, a fin de que si se expande el fuego, el mismo se detenga con la barrera de tierra y piedra.

Al adentrarnos en la montaña nos encontramos con una brigada de elementos armados de machetes y colines, en actitud agresiva y amenazante contra quienes descendíamos de mitigar uno de los focos de fuego. Uno de los sujetos nos comentó que ellos eran parte de una brigada de Falcondo Xstrata Nickel.

Hemos descubierto que mientras sucedían varios incendios de manera simultánea por toda la República Dominicana, la multinacional minera Falcondo Xstrata Nickel introdujo varias maquinarias pesadas para abrir trochas en el interior del bosque, con anchura de hasta cinco metros, aplicando acciones represivas a quienes intenten ingresar al área.

Cerca del mediodía, desde que percibimos la imposibilidad de que dos o tres naves helicópteros pudieran sofocar siquiera uno de los 14 focos de fuegos que tienen lugar de manera simultánea en Loma Miranda, dimos la voz de alerta a través de las autoridades locales de La Vega y de los medios de comunicación, en el sentido de que el Gobierno dominicano debe solicitar colaboración urgente a Gobiernos amigos que dispongan de aviones cisternas para que nos socorran frente a la gravedad de este siniestro.

El procurador general de la República, magistrado licenciado Francisco Domínguez Brito debe proceder con todas las facultades que le confiere la ley a sus funciones, para llevar a cabo un profundo proceso de investigación, que en primer lugar centre su atención en la minera Falcondo Xstrata Nickel, ya que para todos los comunitarios de El Algarrobo, La Piedra y El Pino, quienes se conocen entre ellos mismos y son de las familias de la vecindad, y los mismos sospechan que se trata de elementos de su entorno, los cuales han dicho hasta la saciedad que mientras quede un solo árbol en pie en Loma Miranda habrá fuego.

Frente a la gravedad de los acontecimientos que están ocurriendo y la materialización de los hechos, se impone que el Ministerio Público disponga medidas drásticas de prevención frente a estos antisociales que por RD$400 ó RD$450 que le han pagado, según ellos mismos han confesado, continuarán cometiendo estos crímenes.

Todo este macabro plan procura devastar la riqueza de la biodiversidad, la inmensa nervadura hídrica y la influencia ecosistémica que implica Loma Miranda, a fin de que desaparezcan las razones de peso especifico que justifican su declaratoria como Parque Nacional y posibiliten la explotación minera allí.

La pelota está en la cancha del señor presidente de la República, del procurador general de la República y del Tribunal Constitucional.

De todos modos, advertimos que una intentona de explotar a Loma Miranda, y sabrán el coraje con que actuaremos, frente a quienes pretendan tal acción.

css.php