Inicio | Realidad Climática | El hielo antártico se derrite 6 veces más rápido que hace 40 años

El hielo antártico se derrite 6 veces más rápido que hace 40 años

Un nuevo estudio informa que el hielo en la Antártida se está derritiendo seis veces más rápido que hace 40 años.

Según los autores del estudio, esta dramática aceleración de la pérdida de hielo es una clara indicación del cambio climático causado por el hombre.

El autor principal, Eric Rignot, un científico del hielo en la Universidad de California-Irvine, dijo que el hielo que se derrite ha provocado que los niveles globales del mar aumenten más de media pulgada desde 1979.

Si bien eso puede no parecer mucho, la cantidad es ciertamente alarmante para los científicos del clima, ya que es una vista previa de lo que vendrá:

“Eso es sólo la punta del iceberg, por así decirlo”, dijo Rignot. “A medida que la capa de hielo de la Antártida continúa derritiéndose, esperamos un aumento de varios metros del nivel del mar desde la Antártida en los próximos siglos”. Solo en este siglo, es posible un aumento de diez pies, dijo. Según el nuevo estudio, desde 2009, casi 278 mil millones de toneladas de hielo se han derretido de la Antártida por año. En la década de 1980, estaba perdiendo “solo” 44 mil millones de toneladas al año.

Los científicos combinaron registros de datos satelitales con salidas de modelos de computadora para estimar la pérdida de hielo en la Antártida desde 1979.

La Antártida oriental, que solía considerarse estable, está perdiendo 56 mil millones de toneladas de hielo al año. Un estudio del año pasado encontró poca o ninguna pérdida en la Antártida Oriental.

Richard Alley, un científico de la Universidad del Estado de Pensilvania que no participó en el estudio de Rignot, lo calificó de “muy buena ciencia”.

Rignot dijo que a medida que el calentamiento climático y el agotamiento de la capa de ozono continúan enviando más calor oceánico hacia la Antártida, el hielo que se derrite en el continente contribuirá al aumento del nivel del mar en “las próximas décadas”.

La solución para detener la fusión no es una sorpresa: detener la quema de combustibles fósiles, que liberan gases de efecto invernadero en la atmósfera y los océanos de la Tierra.

El estudio fue publicado el lunes en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias.

Diario Libre