Inicio | :: Articulos | Deforestación: Un tema de acción no de palabras

Deforestación: Un tema de acción no de palabras

Haciendo un recorrido por algunos lugares del país, me pude percatar de la importancia que merece el tema de la deforestación, el cual no debe ser tomado como un tema de moda que solo sirve para comentar en reuniones con amigos y familiares, más bien debe ser tomado como lo que es: un tema de carácter social, ambiental, cultural y económico, que requiere de nuestra acción y del compromiso permanente de cada dominicano.

La deforestación debe exponerse en los medios de comunicación y, por supuesto, también ser parte de la política del Estado, donde las campañas sean agresivas hasta lograr calar en la conciencia de cada ciudadano. Cada medio, ya sea radial, televisivo, escrito o electrónico, tiene su cuota social y debe involucrarse activamente con promociones a favor del medio ambiente, de manera que puedan educar a aquellos que le siguen diariamente. A mi entender, educar es la mejor manera de premiar la fidelidad de la audiencia.

Una de las aristas preocupantes de este tema, es la falta de criterio que tienen algunos arquitectos, ingenieros y urbanistas a la hora de diseñar y construir una infraestructura, llegando a desarbolar indiscriminadamente el entorno. Esto, combinado con las señales confusas emanadas de las propias autoridades competentes, que no hacen respetar las leyes y las normas establecidas, nos dejan un panorama desértico.

Con esto no quiero decir que ignore la importancia que tiene el sector construcción, ya que es uno de los más dinámico de la economía dominicana, que genera empleos directos y que contribuye a satisfacer la demanda habitacional urbana y turística del país. Lo que sí quiero destacar, es que los proyectos y megaproyectos que no respeten las zonas verdes y que en su modelo arquitectónico no contemplen una integración con el medio ambiente, donde se conjuguen la naturaleza y el cemento amigablemente, no deben ser aprobados por las instituciones correspondientes.

También el turismo es una industria que ha formado parte de este problema, ya que dependiendo cómo se desarrollen los complejos hoteleros, estos podrían afectar playas, manglares, lagunas y bosques, alterando ecosistemas valiosos. Recordemos que la deforestación tiene consecuencias fatales para el ser humano, pues el cambio que produce en los suelos altera directamente el clima, al quedar con menor cantidad de retención de humedad, provocando de esta manera sequías. Y sin agua, no hay vida.

Si bien el hombre y sus actividades son los principales enemigos del medio ambiente, no es menos cierto que la influencia de la naturaleza a veces nos impacta negativamente, ya que nuestro país ha sufrido los embates de destructivos huracanes, provocando caídas de árboles, crecidas de ríos y deslizamientos de terrenos que hacen desaparecer la cubierta vegetal. La influencia de la naturaleza también ha impactado a otros países como España, ya que el desierto de Marruecos poco a poco está entrando al sur de este país europeo afectando dicha porción territorial.

Así como el desierto de Marruecos invade sin querer al sur de España, Haití con su producción de carbón vegetal está causando estragos en la frontera, pudiéndose convertir en el primer desierto del Caribe. Haití ha perdido sus bosques por décadas, pero la tasa de tala y quema de bosques siguen creciendo de manera vertiginosa anualmente. Si el vecino país no toma una decisión de parar esta práctica y de cuidar sus zonas verdes, esto podría afectar gravemente a la República Dominicana. Lamentablemente, la deforestación es como un cáncer. Si este no se detiene y se actúa a tiempo, puede hacer metástasis hacia otros lugares.

Antes de finalizar, y a modo de que la sociedad civil y la clase política emulen las prácticas acordes al concepto de una urbanización ecológica, deseo reconocer la política de Estado del fenecido presidente Joaquín Balaguer en pro de la conservación y protección del medio ambiente, desarrollada a lo largo de su gestión de gobierno. Este construyó Parques tales como: el Mirador Norte, Mirador Sur, Mirador del Este; además de infraestructuras como el Centro Olímpico, Jardín Botánico, el Faro a Colón, entre otras. Estas obras siguen siendo un pulmón que airea y oxigena la ciudad de Santo Domingo, y son utilizadas diariamente por miles de personas. ¡Eso es tener visión de futuro!

Ya para concluir, he seleccionado una frase muy propicia de Martin Luther King, que ojalá nos motive a todos a hacer lo propio: “Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol”.

Por: Yamell Canaán Majluta
Vía: Listín Diario

El autor es estudiante
de Carol Morgan School

Un comentario

  1. Estoy totalmente de acuerdo con el tema de re forestación, pero es importante saber que tenemos que empezar a educar a las nuevas generaciones, quien comenta trabaja con una ong que estamos ejecutando desde 2006 en las comunidades de puerto plata
    EL programa barrio saludable nino sano.

    Estamos a su entera disposición de servirles para que este tema no solo se quede en los medios, si no que llegue de manera mas profunda a las comunidades.

Who Makes The Best Rolex Replica Watches - upscalerolex.to

css.php