Inicio | :: Articulos | Charles Mariotti se pronuncia y da respaldo a construccion cementera

Charles Mariotti se pronuncia y da respaldo a construccion cementera

mariottiEl presente comunicado plantea nuestra posición sobre uno de los temas de mayor importancia nacional y que afecta directamente a la Provincia de Monte Plata. Nos referimos a la cementera que está construyendo en el Distrito Municipal de Gonzalo el Consorcio Minero Dominicano.

Los sectores interesados y la opinión pública, durante los últimos días, han estado demandando que nosotros, en nuestra calidad de Senador de la Provincia, asumamos una posición y nos pronunciemos en torno al tema indicado.

Hasta este momento nos hemos mantenido en observación permanente del proceso, haciendo las indagaciones correspondientes, evaluando las distintas posiciones existentes, consultando a las autoridades involucradas, escuchando a los interesados, a los pobladores de la zona, líderes comunitarios y campesinos y consultando a expertos en la materia, ya que consideramos que un tema de tal relevancia para la provincia de Monte Plata y el país, amerita de quien les habla una posición racional, fundamentada y acorde con los niveles de responsabilidad y compromiso que siempre nos han caracterizado.

Luego de agotar este proceso, informamos a la opinión pública nacional, nuestro respaldo a la construcción de la cementera del Consorcio Minero Dominicano en el Distrito Municipal de Gonzalo.

Estamos convencidos de que la Secretaría de Estado de Medio Ambiente ha dado cumplimiento efectivo a lo dispuesto por la Ley de Medio Ambiente y que la Licencia Ambiental otorgada para la construcción de este proyecto contiene los elementos y condiciones necesarios para evitar efectos perjudiciales para nuestro importante Parque Nacional Los Haitises. En este sentido, queremos aprovechar la ocasión para respaldar y apoyar la labor que en este sentido ha realizado el Secretario de Estado de Medio Ambiente Jaime David Fernández Mirabal y el Subsecretario de Áreas Protegidas, Eleuterio Martínez.

Son muchas las tareas de tierras en la Provincia de Monte Plata que antes se encontraban en total desolación gracias a una brutal deforestación que hoy exhiben un tupido bosque, gracias al encomiable trabajo de Jaime David Fernández Mirabal, que siendo Vicepresidente de la República dirigió el Plan Quisqueya Verde.

Es importante que quede totalmente claro y definido que esta cementera no está siendo construida, no toca, ni tocará el Parque Nacional Los Haitises y ni siquiera la zona de amortiguamiento. El punto de la porción de terreno arrendada más cercano a la zona núcleo del parque está situado a aproximadamente 3.4 Kilómetros y la planta de procesamiento que se construirá estará situada aproximadamente a 5.6 Kilómetros del mismo.

Los terrenos que se han otorgado al Consorcio Minero Dominicano en calidad de arrendamiento tienen una extensión de 23, 816. 84 tareas que pertenecen al Consejo Estatal del Azúcar y que se encontraban totalmente deforestadas, como resultado de su utilización para el cultivo de Caña de Azúcar y otros rubros agrícolas. De esta extensión de terreno, sólo serán utilizadas para el proyecto minero 4, 593 tareas, siendo 1,589.83 tareas para la instalación de la planta y 2, 384 para el área de minado (canteras). Para la parte restante, es decir 19,843 tareas (el 83% de los terrenos), el Consorcio Minero Dominicano se ha comprometido y obligado ante el Gobierno Nacional, específicamente ante la Secretaría de Medio Ambiente, así como ante nuestra Oficina de Gestión Senatorial y la comunidad nacional, a iniciar un plan masivo e intenso de reforestación, a desarrollar un programa de producción agroforestal en alianza a las comunidades cercanas, y a apoyar planes de desarrollo comunitario sostenibles, especialmente la preservación y promoción de emprendimientos ecoturisticos, tal como el caso de Las Cuevas de Rudecindo.

Sin embargo, nuestro respaldo a esta iniciativa está condicionado a que el Consorcio Minero Dominicano respete y dé cumplimiento estricto a las condiciones que han sido establecidas en la Licencia Ambiental que le ha sido otorgada, especialmente en lo relativo a la utilización de tecnologías adecuadas que permitan reducir a la mínima expresión la emisión de sustancias contaminantes y que, en consecuencia, la cementera pueda ser certificada bajo normas internacionales como una planta de producción industrial verdaderamente verde. Asimismo, a que el Consorcio Minero Dominicano elabore y ejecute un Plan de Manejo y Adecuación Ambiental, que contribuya de manera efectiva a reducir el impacto ambiental en la zona y que mejore las condiciones del área cercana al parque y a las comunidades aledañas. Entendemos que este plan debe ser altamente difundido y socializado, con el objetivo de edificar a los habitantes de la zona, así como a la opinión pública nacional, y que de ser necesario se constituya mediante decreto presidencial una comisión de seguimiento integrada por instituciones ecológicas reconocidas, la sectorial responsable, el INDRHI, el Ayuntamiento de Sabana Grande de Boyá e instituciones locales, entre otras.

De igual forma, solicitamos de manera formal que sean respetados los linderos y límites de la extensión de terreno arrendada por el CEA para la construcción del proyecto, de manera tal que sea garantizada la integridad de las propiedades de los parceleros ubicados en la zona, especialmente los propietarios del Asentamiento de los Potreros de Tío Filín, el cual colinda con el terreno de la concesión y tiene una extensión de aproximadamente 5000 tareas. De igual forma, solicitamos que sean compensados los parceleros ubicados en el Batey Los Arroyos, quienes a pesar de no tener un derecho legítimo de propiedad reconocido por el Consejo Estatal del Azucar, sobre las propiedades que ocupan, han realizado importantes inversiones para la siembra y producción de frutos agrícolas. Las personas a quienes nos referimos tienen entre 5 y 10 años ocupando dichos terrenos. Nos permitimos sugerir enfáticamente que le sean entregados los títulos definitivos a los parceleros de las zonas circundantes que hayan sido beneficiados legítimamente por el IAD.

Consideramos que con la adopción y cumplimiento de las medidas descritas podremos lograr un modelo de desarrollo y producción que combine la producción industrial con la preservación del medioambiente y el respeto de los derechos adquiridos por los habitantes de la zona.

Por otro lado, queremos señalar que nos encontramos altamente satisfechos, ya que el amplio debate nacional iniciado a partir de la construcción de la cementera ha colocado la atención de los dominicanos en la grave, delicada y problemática situación del Parque Nacional los Haitises. Quien les habla, cual quijote, tiene más de 3 años denunciado de manera sostenida el proceso de degeneración y depredación a que está siendo sometido el parque y la Sierra de Yamasá.

El tema del medioambiente ha sido impulsado por nosotros desde hace mucho tiempo, prueba de ello es que gracias a nuestra Oficina de Gestión Senatorial, se incluyó como un eje principal del Plan de Desarrollo Territorial Sostenible: Monte Plata 2006-2016.

Esta confrontación, más que en una dimensión negativa debe ser enfocada como una oportunidad que nos permita como Provincia Esmeralda capitalizar la atención y respaldo de amplios sectores de la sociedad dominicana para iniciar una verdadera cruzada de rescate y defensa del Parque Nacional Los Haitises y la Sierra de Yamasá.

Nuestro parque ha sido objeto de una reducción gradual durante los últimos años. Siendo su principal causa la falta de las inversiones correspondientes para asegurarlo y protegerlo por parte de los gobiernos de los últimos 20 años, así como del cinturón de pobreza y miseria que existe dentro del mismo y en sus zonas aledañas, situación aprovechada por mercaderes sin escrúpulos que han convertido nuestro Parque Nacional en su centro de explotación y generación de riquezas, a partir de un proceso brutal de depredación.

Para quienes duden del impacto de la actividad agrícola ilegal dentro del Parque Nacional Los Haitises, y piensan que estamos cargando el dado a pobres campesinos de la zona, queremos informarles que sólo el año pasado se estima que fueron quemadas entre 4,500 y 5,000 tareas dentro del parque para la siembra de Yautía. Este dato aunque impreciso, es evidentemente conservador.

Este lucrativo negocio es manejado por intermediarios, que venden directamente los exportadores de este rubro quienes perciben jugosos beneficios, siendo su principal destino la hermana isla de Puerto Rico y otros mercados. Estos intermediarios no sólo compran productos a los campesinos de la zona que hacen labor de conuquísmo para sobrevivir, sino que organizan brigadas de jornaleros que se dedican a talar, quemar y sembrar amplias extensiones de terreno dentro de la zona núcleo de nuestro Parque Nacional. Tenemos informaciones fidedignas de que actualmente, dentro del Parque Nacional Los Haitises, hay más de 1000 nacionales haitianos que son contratados como obreros agrícolas, quienes se dedican a talar y quemar las zonas que se destinan al posterior cultivo del alimento.

La situación descrita es de gravedad extrema y constituye el principal atentado contra el Pulmón del Caribe. Para la solución del mismo, se hace necesaria una intervención contundente de parte del gobierno nacional y de cada una de las sectoriales involucradas, especialmente de la Secretaría de Estado de Medioambiente, el Ejército Nacional, la Policía Nacional, la Procuraduría General de Medioambiente, la Dirección General de Migración, la Cooperación Internacional y los Gobiernos Locales.

A lo señalado, se suma el hecho de que aún dentro de los límites del parque habitan cerca de mil familias.

En este sentido, se hace necesario que el gobierno haga las inversiones necesarias e identifique los terrenos adecuados para continuar el proceso de reubicación de estas familias. Este plan de reubicación de los habitantes del parque no debe limitarse a la entrega de mejoras en las zonas aledañas, sino que requiere la entrega de tierras con vocación productiva, financiamientos y un proceso de formación y capacitación en nuevas formas de producción y de convivencia con el medio ambiente, elementos que entendemos contribuirán a un modelo de desarrollo rural sostenible, dicho en otras palabras, a un nuevo modelo de ruralidad.

Entendemos que para la realización de este proceso debe tomarse como guía el censo elaborado por la iglesia católica en el año 1992 y, además, debe hacerse una labor de actualización y ajuste a la realidad económica actual de las compensaciones calculadas para la fecha y proceder a su pago inmediato. Nos referimos a las compensaciones de los habitantes de comunidades que fueron reubicadas en el primer y único desplazamiento que se ha hecho hasta la fecha, en el cual fueron trasladados los habitantes de Pilancon, Bañadero, El Manguito, Los Mapolos, Trepada Alta y Arroyón, a El Dean (Distrito Municipal de Don Juan), Batey La Altagracia, Los Pececitos, Juan Sánchez (Sabana Grande de Boyá) y Los Hatillo (Hato Mayor).Si esta actualización del cálculo no se hace, un campesino agricultor no podría hacer nada con dicha compensación porque la inflación se la ha tragado.

Queremos dejar totalmente claro que no habrá un proceso de rescate sostenible del Parque Nacional Los Haitises, si no se hace una distribución equitativa de las tierras productivas de la zona entre los campesinos reubicados y los que viven en los lugares aledaños y si no se impulsan iniciativas privadas que generen empleos suficientes para romper el cinturón de miseria prevaleciente en los bordes de nuestro Parque Nacional.

Este compromiso debe ser asumido con seriedad por parte del gobierno y de las autoridades correspondientes, por el Congreso Nacional, los organismos internacionales y los grupos que cumplen efectivamente su labor de control social.

Para la reubicación y los asentamientos humanos por crearse, sugerimos tomar en cuenta las tierras o terrenos que circundan el Municipio de Sabana Grande de Boyá, algunos de los cuales fueron cedidos bajo contratos altamente onerosos y perjudiciales. Igualmente pueden ser considerados para la reubicación de los campesinos que viven dentro del parque los terrenos propiedad del CEA en El Zapote (Sabana Grande de Boyá) y los Potreros 19, 20 y 21 de Vara de Capá (Sabana y Bayaguana).

Reiteramos nuestro compromiso con la protección del Parque Nacional Los Haitises y con la Sierra de Yamasá, centros únicos de biodiversidad y de producción del agua de las futuras generaciones. La cuenca Ozama se nutre de muchos ríos que nacen en dicha Sierra y nadie le está prestando la atención debida al proceso de degradación acelerada que antes y ahora se verifica.

Reconocemos la encomiable labor del MCCU y la Iglesia Católica, instituciones que por más de 15 años han librado una lucha tesonera en busca de una solución definitiva a la situación del parque y las personas que lo habitan. Sabemos que podemos seguir contando con ellas.

Queremos aprovechar para felicitar a los grupos juveniles y jóvenes independientes que se han sumado al proceso de lucha y debate por la preservación del Parque Nacional Los Haitises.

Con sus acciones dan muestras inequívocas de su compromiso con los mejores intereses de la patria y con el desarrollo sostenible de nuestro país. Nos honra contarlos entre los aliados del parque y de nuestra Provincia Esmeralda; y los instamos a mantenerse en apoyo y vigilancia permanente, para enfrentar de manera sostenida y perdurable las verdaderas agresiones al mayor de nuestros parques nacionales y la Sierra de Yamasá.

En ese sentido, informamos al país y a Monte Plata que desde hace más de un año hemos venido diseñando el programa de protección medioambiental más ambicioso de nuestra región. Nos referimos a “Fuerza Verde”, programa a través del cual reclutaremos, formaremos y capacitaremos un ejército de 600 jóvenes, que se convertirán en promotores medioambientales y en una fuerza aliada de la preservación y rescate de la ecología de la provincia. Fuerza Verde tiene como principal objetivo crear una nueva cultura en el manejo de los recursos naturales por parte de los habitantes de Monte Plata, La Provincia Esmeralda, generando en las comunidades una verdadera educación medioambiental, que permitan disminuir la degradación de las zonas acuíferas, la deforestación de las riberas de los ríos, zonas de bosques, con énfasis en la Sierra de Yamasá y en el Parque Nacional Los Haitises.

Monte Plata Vive!

Charlie Mariotti, Jr.
Senador Monte Plata
-La Provincia Esmeralda y
Segundo Pueblo del Milenio-