Inicio | :: Articulos | Se soltó el loco en Miranda

Se soltó el loco en Miranda

lomamirandahoy
Escrito por: JOSÉ MIGUEL GÓMEZ

Hasta hace algunos meses, el comportamiento social de la población dominicana era de espíritu colonialista, conservador, de acatamiento y de luz corta, en usar el juicio crítico y empoderarse en defender sus derechos. Por siglos nos condicionaron las actitudes de que, con lo de afuera no se puede, ni con el poder político, ni con el económico, más bien, nos influenciaron con la patología social de Tomás Bobadilla o de Buenaventura Báez, en aprender a desprenderse de los suyo y entregarlo al extranjero.

El que no conoce la evolución histórico-social de lucha del pueblo dominicano, no sabe que su reacción puede ser tardía, lenta, improvisada, o sin propósitos de proyecto de nación, pero de que llega, llega. Hace unos años el “loco” se soltó en Los Haitises, mujeres, jóvenes, adultos, en- vejecientes, alzaron sus brazos e impidieron la contaminación, la destrucción y la muerte de la riqueza natural de la zona. Después, hace apenas semanas la gente del campo y de la ciudad, los religiosos, los estudiantes, los medios de comunicación y los ciudadanos empoderados del espíritu de Duarte, se opusieron al contrato de la Barrick Gold.

Ahora se ha soltado el “loco” en la loma Miranda; la gente está indignada, furiosa y desafiante ante la posible explotación de la loma; un recurso natural inmenso, que produce agua, riqueza al medio ambiente, a la vida animal y humana de toda la región Norte.

En la cultura popular dominicana, la gente sencilla expresa en una sola frase su nivel de malestar social, diciendo “se soltó el loco” o sea, algo va a pasar, donde la gente no esta pa’ cuerdas, ni pa’ relajo y, menos, para que le cojan de arepa. A los dominicanos se les ha “soltado el loco” con su defensa a los recursos naturales, de su flora y su fauna, de la vida presente, y de la vida de las futuras generaciones. Parece que el espíritu de Duarte se le ha revelado a cada ser social para esclarecerle la mente y provocar el pensamiento altruista de servirle a su país primero.

En un país así, se merece vivir, se siente y se respira la colectividad, los vínculos, el apego, y el sentido de pertenencia en defender el patrimonio nacional. La loma Mirada no se puede explotar, ni una parte, ni ahora ni después. Sería una forma de suicidar a cientos de aves, de animales, de la vida de los humanos que aprovechan el agua, el aire, y la existencia natural de un clima que da Salud Mental. Que siga el loco suelto en Miranda; que se reproduzca un manicomio social de gente que se psicotice defendiendo su loma, su hábitat, su riqueza y su existencia.

Vía: Hoy

Who Makes The Best Rolex Replica Watches - upscalerolex.to

css.php