Inicio | :: Asi Andamos | Litorales de playas Juan Dolio y Guayacanes son intransitables

Litorales de playas Juan Dolio y Guayacanes son intransitables

El  desborde de algunos  ríos y  las crecidas de las  mareas como consecuencia del  paso del huracán Sandy cerca del país, llenaron de  escombros y   basura kilómetros de  playa en la zona costera de Juan Dolio y Guayacanes.

Una gran cantidad de basura y residuos de plásticos, desde un pedazo de “bacinilla hasta parte de un tinaco de agua”, hacen urgente  la intervención inmediata de llos Ministerios de Turismo y Medio Ambiente para que   dispongan de brigadas de limpieza para esos litorales.

En horas de  la mañana de ayer el  paso de bañistas y personas que se ejercitan  a orilla de  esas playas era casi imposible, debido a la cantidad de palos, algas, lilas, botellas plásticas y cristales rotos que se confundían entre las aguas en  la orilla de las playas.

Desde el pasado sábado algunos de los hoteles y negocios ubicados en la zona  dispusieron brigadas de limpieza para su entorno, sin embargo, el espacio restante   se mantiene completamente sucio.

Algunos comerciantes de la zona  expresaron su informidad con la situación, y reiteraron su rechazo a que las brigadas que regularmente acuden a limpiar ante  eventualidades de esa naturaleza junten los escombros frente  a sus  establecimientos y se los dejen allí por varias semanas.

“Nosotros estamos en total desacuerdo con que sólo vengan a juntar la basura frente a los negocios, porque eso no sólo aleja los clientes por el mal olor que emana, sino que además esas montañas de basura se convierten en nidos de  mosquitos y otras plagas que representan una amenaza para la salud humana”, indicó el propietario de un restaurante en Juan Dolio Viejo, durante un recorrido por la zona.

Zoom

Solares baldíos

En  Juan Dolio Nuevo, contiguo al  boulevard, hay una gran cantidad de solares  abandonados  que no sólo arrabalizan el entorno, sino que además representan un peligro para los visitantes y residentes en la zona. Aparentemente el ayuntamiento ni se entera.

Por: Ángela Rossó
Vía: Hoy