Inicio | :: Asi Andamos | La Sierra de Bahoruco otra vez

La Sierra de Bahoruco otra vez

Varias son las publicaciones de revistas científicas nacionales e internacionales que describen y reseñan los atributos de biodiversidad y paisaje de la Sierra de Bahoruco, tanto en sulado occidental como en el oriental. En mayo de este año comentaba en Ojalá.do la destrucción de la sierra por la minería, que aún sigue al día de hoy. Pero como si no fuera suficiente, los incendios se han cebado en estos últimos tres años en la parte occidental, en sus pinares.

Los fuegos son normales en los pinares de alta montaña, pero la frecuencia del régimen natural de fuegos en teoría va de la mano con las oscilaciones climáticas de las sequías en el trópico, que ahora sabemos han sido alteradas por el cambio climático y tienden a los extremos. Pero a esto hay que sumar la agricultura ilegal en la Sierra. Abril y septiembre son los meses claves para los fuegos porque están directamente relacionados con las siembras de las estaciones lluviosas.

Sin embargo, este año ha habido fuegos desde enero y en varios puntos de la Sierra, incluyendo Loma del Toro. Hubo hasta tres fuegos en una misma semana, y la semana pasada inició otro  que duró seis días y apenas fue sofocado ayer. Lo que sugiere un agravamiento del problema o un descuido en la vigilancia o ambas cosas.

Lo que sí se nota es que la difusión de las noticias no se realiza con la misma intensidad que antes de junio 2020. Por ejemplo, este último fuego en Ticafé, en la zona de Aceitillar, no tuvo la repercusión de otros tiempos en nuestros medios de comunicación y solo un reportero de la zona le dio seguimiento.

Es lo que dije ya la semana pasada en otras publicaciones aquí en Ojalá sobre la deforestación. La negligencia y manipulación no son buenas en estos temas. Todos perdemos. Con el impacto de los fuegos pasa lo mismo que con el cambio climático.  Citamos un estudio que muy claramente concluye que los bosques tropicales tienen un umbral de resiliencia para los fuegos y cómo se reduce la biodiversidad cuando éstos son recurrentes en una misma zona.

Así que ya es hora de poner en marcha el Plan de Manejo de la Sierra de Bahoruco y  La Estrategia Nacional de Fuegos y más contando con el cambio climático. Pero sobre todo invertir más en la vigilancia y ampliación del personal contra incendios, que no es mucho comparado con los beneficios y servicios ambientales que nos ofrece nuestra Sierra de Bahoruco.

Ojala.do