Inicio | :: Articulos | La sequía amenaza a República Dominicana

La sequía amenaza a República Dominicana

sequia

Luego de un intenso aguacero en las provincias Monte Plata, San Cristóbal y Santo Domingo, por citar tres ciudades, se extiende en el mar Caribe, en todo el Malecón, una mancha de agua marrón que opaca su color turquesa y se pierde en el horizonte.

Y es que las aguas turbias y contaminadas de los ríos Ozama, Isabela y Haina penetran al mar cargadas de la tierra que arrancan los deslaves en las montañas que anidan sus cuencas, las cuales han sido depredadas.

Hoy, al celebrarse el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía, República Dominicana tiene ríos que agonizan, y provincias como Azua, donde la salinización de las aguas sigue en aumento.

Sumado a esto, las cuencas hidrográficas han perdido su capacidad de retener agua. El mejor ejemplo son los ríos Ocoa, Yubazo, Nigua y Baní, con poca agua en su cauce, pero cuando llueve destruyen puentes, sembradíos, viviendas y todo lo que encuentran a su paso.

La Academia de Ciencias de la República Dominicana y el equipo ambiental de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) entienden que el mayor aporte a la desertificación de la isla proviene del mismo gobierno que otorga concesiones en áreas sensibles para la producción de agua.

Su vocero, Luis Carvajal, detalló entre las concesiones que recomiendan rescindir la del Parque Nalga de Maco, en la Cordillera Central, para la extracción de oro; otra en Bahoruco Oriental, y una cercana a Los Haitises para instalar una cementera.

Consideró que hay una contradicción en las políticas medioambientales, porque mientras el secretario de Medio Ambiente, Jaime David Fernández, mantiene un programa de siembra de árboles, la Dirección de Minería da concesiones para explotar áreas sensibles.

El subsecretario de Suelos y Agua de la Secretaría de Medio Ambiente, Manuel Serrano, explicó que República Dominicana no se ha quedado cruzada de brazos respecto el tema de la desertificación y, mediante programas de concienciación, trata de cambiar el patrón de conducta sobre el uso del suelo.

“El manejo del suelo es como el cáncer, que uno se viene a dar cuenta del daño que se ha ocasionado cuando ya no hay remedio. La degradación de los suelos genera pobreza, porque pierden la capacidad de producción”, dijo.

Destacó que las zonas más vulnerables a la desertificación son el Valle de Neiba y el Suroeste y Noroeste del país, por la falta de reforestación en las cuencas altas y el uso abusivo del agua.

SECTOR OFICIAL 
La Secretaría de Medio Ambiente asegura que trabaja para recuperar y proteger la cuenca del río Artibonito (provincias Dajabón y Elías Piña), zona que se encuentra devastada por las continuas labores agrícolas que desarrollan dominicanos y haitianos, en terrenos con pendientes muy pronunciadas y vocación forestal.

El subsecretario de Recursos Forestales, ingeniero Bernabé Mañón Rossi, indicó que se trata de una de las cuencas más importantes de la isla, por lo que esa institución continuará la labor de reforestación en sus puntos más críticos para garantizar la producción sostenible de agua. Allí nacen también los ríos Neyta, Libón y Joca.

Por: Adriana Peguero
Listin Diario 

Who Makes The Best Rolex Replica Watches - upscalerolex.to

css.php