Inicio | :: Articulos | La energía solar, ¿futuro eléctrico dominicano?

La energía solar, ¿futuro eléctrico dominicano?

Aunque a pasos lentos, la energía solar -energía limpia- gana terreno en el país. De cumplirse las proyecciones del gobierno, al 2016 cuando finalice la gestión de Danilo Medina, se pudiera estar inyectando al Sistema Nacional de Energía 90 megavatios, cantidad que cubriría la demanda de varios pueblos del sur profundo.
«Con 90 megavatios nosotros pudiéramos estar moviendo Pedernales, Barahona, Azua, San Juan… O sea, pudiéramos estar moviendo prácticamente el sur largo. Por Medición Neta pudiéramos estar rondando los 40 megavatios;  tendríamos los mayores avances de los últimos diez a quince años en materia de energía renovable».
Las proyecciones las hace Enrique Ramírez, director de la Comisión Nacional de Energía (CNE), al hablar sobre los diferentes proyectos que se desarrollan en territorio dominicano sobre energía fotovoltaica.
Se refiere a un proyecto en Monte Plata de 30 megavatios que se encuentra paralizado hasta tanto los accionistas de la empresa por la que fue adquirida puedan llenar los requisitos establecidos por la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE)-, y otro de 50 megavatios localizado en Montecristi. Estima que pudieran entrar en función en 2015.
Recuerda que hasta ahora con energía solar no se está inyectando al Sistema Eléctrico Interconectado, pero se espera que estos dos proyectos, sean la fase inicial.
«Otro sistema que va a inyectar energía no al sistema eléctrico interconectado pero sí a un sistema aislado es el de Bávaro y Punta Cana. Este es un proyecto del Consorcio Energético Punta Cana Macao, al cual le acabamos de aprobar un proyecto de 7.8 megas en la zona de Bávaro», reveló.
Poco apoyo desde el Estado
A pesar de que desde la CNE la recomendación para la población en general es invertir en este tipo de energía, son pocas las instituciones públicas que han entendido el mensaje.
«Nosotros tenemos hace alrededor de año y medio 24 kilos instalados, y la reducción ha sido impactante, en más de un 40 por ciento. La CDEEE también tiene una cantidad importante de paneles solares; la Superintendencia de Electricidad está trabajando en un proyecto y creo que sí que dentro de poco ya habrá muchas instituciones, lo que pasa es que no deja de ser complicado el tema de los techos y el presupuestal», explica Ramírez.
Usuarios
 
A la par con la apuesta gubernamental de diversificar la matriz energética, también algunos ciudadanos – aunque muy pocos- utilizan este tipo de energía. Algunos para aliviar su facturación eléctrica, otros porque no cuentan con esta.
Sergio Mourelle, residente en Arroyo Hondo, decidió hace seis meses  invertir un millón de pesos para instalar en su casa unos 42 paneles solares.
«Tenemos instalado un sistema fotovoltaico para un consumo medio de unos 1, 200 kilos al mes y ahora mismo no pagamos un centavo, bueno 37 pesos de cargo fijo mensual», manifestó Mourelle.
Asimismo, en Moca, provincia Espaillat, catorce comunidades rurales enclavadas en las zonas montañosas reciben energía en sus hogares a través de paneles solares que fueron instalados por la Unión Europea y el Gobierno dominicano vía el Plan Estratégico de Desarrollo de la Provincia Espaillat (PEDEPE), aunque con un sistema distinto al de Arroyo Hondo.
Cada hogar recibió un panel solar de 300 vatios que les sirve para encender bombillas, un televisor pequeño y una licuadora.
Rancho de los Plátanos, Villa Trina, forma parte de este proyecto. En este lugar donde no existe servicio eléctrico estatal, sus lugareños se muestran alegres de contar con paneles solares, pues antes usaban velas y lámparas de gas.
Sin embargo, en poco tiempo esta alegría podría acabar. «Ha sido una bendición de Dios porque no teníamos luz, pero si ahora se dañan las baterías no tenemos dinero para comprarlas», comentó Miguelina Sánchez, quien reside en el apartado lugar.
 
Luces y sombras de la energía fotovoltaica 
A pesar de que muchos ambientalistas han destacado que para mejorar la crisis energética República Dominicana debería apostar a la energía solar, su alto costo sigue siendo una de las principales trabas para la adquisición en hogares y comercios dominicanos.
De acuerdo a Trace Solar, una de las compañías que se dedica al negocio de la instalación de paneles solares en el país, el costo puede oscilar entre 500 mil y dos millones de pesos para residencias.
«Un panel solar dependiendo del tamaño -250 watts a 300-, puede costar entre 9 y 15 mil pesos el precio aproximadamente sin instalación, con instalación entre 20 a 25 mil pesos», explicó José Hernández, presidente de Trace Solar.
¿La ventaja? los expertos consultados coinciden en que el ciudadano hace una inversión en la que no solo obtiene beneficios en la facturación, sino que a través del Sistema de Medición Neta, si el usuario produce más energía de la que consume, puede venderla a la compañía distribuidora y recuperar la inversión con los años.
Techos planos
Otra desventaja que enfrenta en estos momentos la instalación de paneles solares, son las formas de los techos y la proliferación de las construcciones altas.
«Yo vivo en Naco y me han instalado edificios por todos sitios y los paneles no pueden trabajar con sombra», expuso Hernández.
Según este las casas con techos planos serían mejor porque se pudiera instalar más paneles solares en una residencia, pero al existir esta deficiencia hay lugares donde no se puede cubrir la demanda total del consumo. Mientras en los edificios solo se instala en áreas comunes.
Días nublados
Para quienes tienen paneles solares instalados los días nublados y de lluvia no son favorables, debido a que estos no cargan de la misma manera. Si en estos días hiciera falta energía al usuario, entraría en función la compañía distribuidora.
Mientras en los lugares donde no hay cableado eléctrico, el sistema funciona hasta que se agote la carga-cuestión de horas.
Vida útil: más de 40 años
Una prerrogativa del sistema de los paneles solares, es que pierden capacidad de 0.7 por ciento anual. Lo que significa que un panel que generaba 100 megavatios, dentro de 25 años va a estar generando 75 por ciento de su capacidad.
«Es como una goma que se va gastando poco a poco hasta que se destruye, pero por ejemplo, la compañía que yo le compro se llama Solar Word y tiene paneles instalados de 40 años», precisó Hernández.
Cómo funciona el sistema
Un representante de la compañía que importa e instala paneles solares, visita la casa para saber de cuánto es el consumo mensual del usuario y la cantidad de paneles que necesitará para mover todos los aparatos en caso de que así lo requiera. Sin embargo, esto no significa que el ciudadano se desconecta de la compañía distribuidora.
«Ese es un concepto equivocado, porque antes se usaba eso porque se guardaba la energía que generaban los paneles en baterías, pero ese es un sistema deficiente», explica Hernández.
Ahora con el Sistema de Medición Neta, la energía que el usuario genera durante el día y la que va a usar de noche, en lugar de almacenarla en baterías, la guarda en la compañía eléctrica, es decir, a través de un contador bidireccional, que instala la misma empresa eléctrica. Según la CNE, a la fecha en el país existen alrededor de 387 contadores bidireccionales instalados.
 
Significa que el usuario generará la energía y ese medidor que instaló la compañía eléctrica indicará la cantidad generada.
Si el panel genera lo que consume la casa, el usuario no tendrá que pagar a la compañía; si genera menos de lo que consume, deberá pagar la diferencia; en cambio, si los paneles producen más de lo que consume, la empresa distribuidora devuelve en energía al usuario la cantidad producida, es decir, no se pierde.
Instalación 
El tiempo de instalación dependerá del proyecto. «Primero hay que hacer un diseño, presentarlo al cliente para que vea cómo va a quedar, porque siempre se preocupan por el aspecto visual», explica Hernández.
«Pero normalmente toma entre 15 días o un mes, si es para una residencia (de cuatro habitaciones) que normalmente instala entre 20 y 40 paneles», agrega.
¿A derrochar energía?
Muchos piensan que al tener paneles solares se puede malgastar la energía, pero no es así.
«Desde que adquirimos los paneles, hemos hecho ajustes en nuestra casa, porque también hay que ahorrar energía, hay que aprender a usar sus equipos de bajo consumo, porque los días nublados no hay gran producción de energía y si ahorramos podemos guardar para esos días», detalla Mourelle.
 
De dónde vienen los paneles solares
En el país no se fabrican paneles solares, por lo que los que se instalan son importados en contenedores libre de impuestos desde Estados Unidos y China.
En el caso de la compañía Trace Solar, explica que el 99 por ciento de sus paneles son adquiridos en la fábrica Solar Word, ubicada en Estados Unidos. El otro uno por ciento es de China, quienes-dice- en los últimos años han abaratado el precio de los paneles solares.
Mientras el presidente de la CNE, no descarta que en un futuro pudiéramos fabricarlos en el país.
«Han venido varias empresas interesadas en construir paneles solares aquí, y creo que sí que a futuro República Dominicana, pudiera ser un hop para cualquier empresa que quiera fabricar paneles solares aquí para el mercado dominicano, el caribeño, y de Estados Unidos».
Uso de paneles solares
Los paneles solares mueven todo tipo de aparatos, residenciales, industrias, comercios, cámaras de vigilancia, semáforos, se habla además de barcos y carros. Su uso beneficia el medio ambiente.
 

POR KIRSIS DÍAZ | VIDEO MISAEL RINCÓN

Vía: http://www.diariolibre.com/

Who Makes The Best Rolex Replica Watches - upscalerolex.to

css.php