Inicio | :: Articulos | Hablar claro

Hablar claro

 

Tomás Aquino Méndez
Tomás Aquino Méndez

La protección y el cuidado del medio ambiente es uno de los objetivos del milenio.  Los gobernantes de todo el mundo, reunidos en varias “cumbres”, en diferentes regiones del planeta, han establecido como PRIORIDAD cuidar y proteger las reservas boscosas que han sobrevivido a las depredación del hombre. Ese paso busca conservar la vida. Detener la destrucción del bosque ha sido tema puntual en los debates de los últimos 20 años.

 

Por todo eso me ha llamado la atención escuchar a dirigentes de la Academia de Ciencias, a dirigentes de Asociaciones Campesinas de Monte Plata y a conductores del programa radial El Gobierno de la Tarde, de la Z-101, levantar su voz en defensa y cuidado de la zona de Los Haitises. Afirman que allí se autorizó la instalación de una fabrica de cemento.

Un estudio dado a conocer por la Academia, asegura que con esa autorización se decreta la PENA DE MUERTE a una cantidad de ríos y arroyos que nacen en esta importante reserva. Esto, además, sería anular la posibilidad de que miles de tareas, vistas como alternativa para reubicar a los campesinos desalojados del área protegida, puedan ser entregadas a estos productores para que se dediquen a producir acorde con lo que exige la naturaleza, preservando el entorno y viviendo de lo que ella proporciona.

No asumo una defensa radical e irracional de Los Haitises. No quiero que se me acuse de querer proteger una higuana y tres lagartos en detrimento del desarrollo de la nación, como alegan algunos sectores, cuando se levantan voces pidiendo protección a zonas boscosas.

Esta denuncia debe motivar al Secretario de Medio Ambiente o al mismo Presidente de la República a aclarar, explicar y garantízar que NADA NI NADIE incidirá para que esa zona de amortiguamiento sea perjudicada o dañada, ni ahora, ni en 100 años. Y cuidado con esos estudios falseados, que pasan debajo de la mesa, para beneficiar a los dueños de “proyectos de desarrollo”.

Cierto, necesitamos empleos. Es verdad que anhelamos desarrollo, pero no a costa de destruir el medio ambiente. Acabar con los ríos y el bosque. Salvemos a los haitises. Protejamos el planeta.

Por: Tomás Aquino Méndez
Listin Diario