Inicio | :: Asi Andamos | Los orangutanes reclaman sus hábitats robados para el cultivo de palma en Borneo

Los orangutanes reclaman sus hábitats robados para el cultivo de palma en Borneo

Foto de uso editorial cedida por Karmele Llanos. EFE

Los hábitats de los orangutanes en Borneo (Indonesia) se siguen destruyendo «a saco» para el cultivo de palma africana, un cultivo calificado por la Comisión Europea como «insostenible», y que ha llevado a ejemplares de esta especie a invadir zonas cultivadas en la actualidad, donde antes habitaban.

En el marco de la celebración el lunes del Día Internacional de los Hábitats, la veterinaria española, Karmele Llanos, ha explicado a EFEverde que el cultivo de palma africana está destruyendo grandes hábitats en Borneo (Indonesia), donde ella trabaja en la recuperación de orangutanes, pero también en Malasia, y Tailandia, Colombia, Ecuador, Brasil, Honduras, entre otros países.

Cultivos de palma africana invasivos

Foto de uso editorial cedida por Karmele Llanos. EFE

La palma africana se utiliza para la elaboración del aceite, el producto de su gama más utilizado en el mundo actualmente, y presente en muchos alimentos, para cocinar, para productos de cosmética, de limpieza, entre otros.

La solución a la destrucción de los hábitats de los orangutanes está en la “reducción del consumo de palma africana, porque el 50 por ciento de las importaciones de esta planta en Europa está destinada a la producción de biodiésel“, ha explicado.

Llanos lleva 15 años trabajando en Kalimantan, la parte indonesia en la isla de Borneo, en proyectos de onegés para la conservación de orangutanes (Pongo pygmaeus), y ha asegurado que “no somos muy conscientes del problema que estos cultivos generan”.

El cambio climático y las sequías “ya afectan a estos ecosistemas, pero los incendios generados para el cultivo de la palma, además, genera emisiones de gases nocivos a la atmósfera, que ha llevado al cierre de centros escolares y aeropuertos”.

Más de dos millones de hectáreas afectadas por incendios

Ketapang, en Kalimantan occidental, es la zona de Borneo más afectada por los incendios, que 2015 alcanzaron más de dos millones de hectáreas en toda Indonesia, y liberaron a la atmósfera más de 1,2 billones de toneladas de carbono, cifra que sobrepasa las emisiones diarias resultantes de las actividades económicas en Estados Unidos.

La situación debe llevarnos a “pedir explicaciones a los gobiernos que miran para otro lado y siguen promoviendo el cultivo de palma africana”, ha asegurado.

Llanos, quien dice desconocer si esos cultivos reciben subvenciones de la Unión Europea, ha explicado que los mismos se iniciaron hace unos 30 años aproximadamente, pero se han intensificado desde el año 2000, y más aún desde el 2010.

La Comisión Europea reconoció en un acto delegado en marzo pasado que los cultivos de esta palma “son insostenibles, provocan deforestación y emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)”.

Karmele Llanos, nació en Bilbao en 1978, y tras estudiar veterinaria en León y un máster en Australia sobre veterinaria de conservación, llegó a Borneo para hacer unas prácticas con orangutanes.

Allí sigue tras tres lustros porque está convencida que allí puede “aportar su trabajo para reducir el impacto en los hábitats de los orangutanes y fomentar su conservación”.

La situación de Indonesia tanto o más grave que la Amazonía

Foto de uso editorial cedida por Karmele Llanos. EFE

Ha señalado que los medios de comunicación no hablan de la situación en Indonesia, igual o tanto más grave que la de la Amazonía, que ha ocupado grandes titulares en los medios de comunicación.

El problema de los cultivos de la palma africana, según Llanos, es que es un cultivo que no tiene competencia en cuanto a la eficiencia, el precio y la amplia gama de usos que se le puede dar.

Sin embargo, ha aseverado, hay que explicar que las emisiones que Europa se ahorra son a costa de la destrucción de los ecosistemas en Indonesia, con un impacto muy alto en la biodiversidad local.

Ha denunciado que es difícil hacer una trazabilidad de los cultivos que se realizan en extensiones de entre 10.000 y 20.000 hectáreas, y que en algunos casos pueden llegar a las 100.000 hectáreas.

Los orangutanes vuelven a sus hábitats

Muchos ejemplares de orangutanes, al igual que los jabalíes, los lobos o los osos en España, o los de cualquier especie que ven invadidos sus espacios, están invadiendo las zonas urbanas en búsqueda de comida, por lo que entre los trabajos que realizan en las onegés, está la mediación con los agricultores que optan por eliminar a los ejemplares, o los de educación a la población.

El impacto ambiental es “muy grande, porque si se puede proteger a una especie paraguas como el orangután se conservan muchas más porque vive en un área de alta biodiversidad”.

No hay un censo exacto de la población de orangutanes, según Llanos, sin embargo, según métodos y estudios científicos se calcula que en la isla de Borneo hay entre 40.000 y 50.000 ejemplares.

“Parecería una cantidad importante”, ha señalado, no obstante, según estudios anteriores, la población llegaba a los 100.000 ejemplares, pero en los últimos años 50 años ha desaparecido el 40 % de la población de orangutanes.

EFEverde

css.php

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com