Inicio | :: Asi Andamos | Florida: Manatíes en riesgo comen lechuga en programa piloto

Florida: Manatíes en riesgo comen lechuga en programa piloto

Los manatíes en riesgo de fallecer de hambre a consecuencia de la muerte de la hierba marina por la contaminación del agua comenzaron a comer lechuga por primera vez bajo un programa experimental de alimentación, informaron funcionarios de vida silvestre de Florida el viernes.

Las instalaciones del proyecto situado en la laguna del río Indio, en la costa este, recibieron sus primeros consumidores de lechuga romana el jueves, ante lo cual acudieron más manatíes, dijo Ron Mezich, jefe de la rama de abastecimiento de la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida (FWC, por sus siglas en inglés).

“Creemos que es algo significativo”, dijo Mezich en una conferencia de prensa a distancia. “Cuando los animales estén allí, les seguiremos ofreciendo comida y esperamos que la aprovechen”.

El programa está añadiendo col y un segundo tipo de lechuga para atraer a los manatíes, también conocidos como vacas marinas. Todos ellos son alimentos habituales que se dan a estos animales en los centros de rehabilitación.

Este programa de alimentación sin precedentes es una respuesta estatal y federal al récord de 1.101 muertes de manatíes documentadas el año pasado. Muchos están muriéndose de hambre porque la contaminación agrícola, urbana y de otras fuentes ha desatado la proliferación de algas, las cuales han diezmado los lechos de hierbas marinas de las que dependen los manatíes, sobre todo en los fríos meses de invierno.

Entre 25 y 35 manatíes aparecieron el viernes cerca del punto de alimentación en una planta de Florida Power & Light que vierte agua caliente, atractiva para los animales cuando la temperatura del agua se enfría. Desde el aire fue posible detectar a varios cientos de manatíes en zonas cercanas, dijo Tom Reinert, director regional del sur de la FWC.

Según las autoridades, no hay planes inmediatos para ampliar el programa de alimentación más allá del condado Brevard. Sigue siendo ilegal que la gente alimente a los manatíes salvajes por su cuenta.

“Se trata de un programa piloto y estamos tratando de aprender todo lo posible”, dijo Reinert. Pero indicó que la restauración de las hierbas marinas y la disminución de la contaminación del agua son las respuestas a largo plazo al problema de la inanición.

“Necesitamos una laguna sana que permita el desarrollo de la hierba marina”, dijo. “No podemos alimentarlos a todos”.

Además de este experimento de alimentación, las autoridades trabajan con una serie de instalaciones para rehabilitar a los manatíes afligidos que son hallados vivos. Entre ellos están los zoológicos de Florida, el parque temático SeaWorld y los acuarios marinos.

En 2021 se rescató a 159 manatíes, algunos de los cuales requieren cuidados prolongados y otros que han sido devueltos a su hábitat natural, según las autoridades.

De acuerdo con estadísticas estatales, en la actualidad hay unos 7.520 manatíes salvajes en las aguas de Florida. Estos mamíferos de cola redonda y movimientos lentos se han recuperado lo suficiente como para incluirlos en la lista de especies amenazadas en lugar de en peligro de extinción, aunque se está presionando para que se restablezca la etiqueta de en peligro de extinción debido a las muertes por inanición.

Diario Libre