Inicio | :: Articulos | Ecologicas

Ecologicas

ONU: Evitar la pérdida de ecosistemas marinos puede salvar miles de vidas al año

En los ecosistemas naturales, es decir los que se formaron por obra de la evolución natural, las plantas y los animales están relacionados entre sí tan estrechamente que dependen unos de otros. Decimos que existe un cierto equilibrio, en el que unos alimentan a otros… salvo que el hombre o alguna catástrofe natural o la propia evolución generen algún desequilibrio.

Pero también tenemos los Ecosistemas artificiales, que son aquellos creados por el hombre o en donde él sí interviene. Por ejemplo, cuando el hombre ara la tierra, construye una represa o corta madera de una selva está modificando o interviniendo sobre los ecosistemas.

De la misma manera, cuando cultiva la tierra, cría ganado o planta un bosque está creando un ecosistema artificial, que le servirá para su propia subsistencia. Pero también el hombre puede modificar los ecosistemas de maneras más terribles: al contaminar un río el hombre está matando a un ecosistema.

Por ello decimos que tenemos ecosistemas naturales (son los que creó la naturaleza sin la intervención del hombre, y los ecosistemas artificiales (son aquellos creados por el hombre o en los que este ha intervenido). Si vamos a clasificar nuestra isla en el renglón llegaríamos clasificarnos como un ecosistema con variables ambientales intervenidas, aunque reconocemos la existencia de ecosistemas naturales en buen porcentaje. Ecosistema, sistema dinámico relativamente autónomo formado por una comunidad natural y su medio ambiente físico.

El concepto, que empezó a desarrollarse en las décadas de 1920 y 1930, tiene en cuenta las complejas interacciones entre los organismos, plantas, animales, bacterias algas, protozoos y hongos, entre otros que forman la comunidad y los flujos de energía y materiales que la atraviesan.

El ecosistema es la unidad funcional básica en ecología. Está formado por el conjunto de todos los organismos y el medio físico en el que éstos viven. La presencia de vida es pues el elemento que define los ecosistemas. Un ecosistema dinámico es aquel que posee elementos que se mantienen en franco movimiento y evolución, de esta manera o forma encontramos elementos activos 24 horas sin dejar en ningún momento su coyuntura de vida.

Todos los organismos vivos están formados por compuestos de carbono. Algunas plantas y algas son capaces de sintetizar estos compuestos por medio de la luz solar. El proceso, llamado fotosíntesis, emplea el dióxido de carbono atmosférico y el agua como materias primas. Los organismos que carecen de capacidad fotosintética obtienen el carbono, de forma indirecta, a través de las plantas. El oxígeno es un subproducto de la fotosíntesis necesario para la vida de casi todas las plantas y animales.

 Los organismos que respiran oxígeno exhalan dióxido de carbono y también, tras la descomposición de sus cuerpos, devuelven carbono a la atmósfera. Hay muchas formas de clasificar ecosistemas, y el propio término se ha utilizado en contextos distintos. Pueden describirse como ecosistemas zonas tan reducidas como los charcos de marea de las rocas y tan extensas como un bosque completo. En general, no es posible determinar con exactitud dónde termina un ecosistema y empieza otro.

Vía: El Nacional