Inicio | :: Asi Andamos | Consultorio Ecológico con Eleuterio Martínez

Consultorio Ecológico con Eleuterio Martínez

P.- Profesor, siempre se ha dicho y hasta se ha documentado en trabajos científicos muy bien sustentados, que la República Dominicana tiene una riqueza hídrica lo suficientemente grande para abastecer su población y sustentar su porvenir; entonces, ¿a qué se deben esos casos tan críticos en el suministro de agua a la población, muy especialmente en la capital dominicana, como ocurre en estos momentos?

R.- Esa inquietud asalta a muchos dominicanos y a veces, a muchos planificadores que están convencidos de esta realidad y en cuyas manos se encuentra la toma de decisiones para administrar este bien tan preciado de la naturaleza. Lo que sucede es que estamos acostumbrados a ver datos y a tomarlos fríamente, sin el menor análisis de las variables ambientales envueltas.

Es cierto que los promedios de precipitación anuales del país equiparan la media del continente americano y superan ampliamente la media mundial. Es cierto también que la Cordillera Central es la Madre de las Aguas y que tiene una riqueza hídrica proverbial y aunque todavía se cuestiona, es muy cierto que tenemos un buen aprovechamiento de las escorrentías en los sistemas hídricos más importantes del país; particularmente de las cuencas Yaque del Sur (2 presas más dos inminentes), Nizao (4 presas), Yuna (6 presas), Yaque del Norte (7 presas)…

Sin embargo, las reservas de agua más grandes de la República Dominicana y toda la isla, no están en las cordilleras ni en las presas, ni siquiera en los niveles de precipitación. Están en las nubes y en la regularidad de la distribución de las lluvias. Si no comprendemos que el agua que contribuye al desarrollo y la producción de alimentos, a la salud humana y la sanidad ambiental, a la generación hidroeléctrica y al abastecimiento adecuado de agua potable a la población (calidad y cantidad), dependen de la forma en que se presenten las lluvias a lo largo del año, estaremos haciendo cálculos equivocados.

Todavía no entendemos que los cambios climáticos constituyen una realidad que nos golpea en la cara. En medio de esta gran sequía invernal que afecta a todo el país, parte de la provincia de Puerto Plata ha tenido precipitaciones catastróficas, con muertes, miles de damnificados, cientos de casas destruidas y daños a la propiedad. La deforestación causa daños invaluables. Tenemos que volver al verde para que las nubes regresen con su carga de esperanzas y la regularidad pautada.

Escrito por: ING. ELEUTERIO MARTÍNEZ
Especialista en recursos naturales

Un comentario

  1. sandra alcantara d.

    parece mentira que el tiempo no ha pasado desde que de recursos naturales en la UASD en el 99 con usted. excelente articulo como siempre lo ha caracterizado