Inicio | :: Asi Andamos | Consultorio Ecológico con Eleuterio Martínez

Consultorio Ecológico con Eleuterio Martínez

eleuterio-martinez-mini1P.- Sr. Martínez, ahora es fácil buscar una evasiva a la solución de los problemas ambientales, pues en todas partes del mundo se le endilgan a los cambios globales del clima, los males en ciernes sobre la naturaleza y el devenir de la vida sobre el planeta. En tal sentido, ¿vamos con las manos vacías a la Cumbre Mundial sobre el Clima en Dinamarca? ¿cuáles aportes concretos hace la República Dominicana a los esfuerzos globales para salvar el planeta y que podrían ser presentados en Copenhague?

R.- La humanidad tiene sus ojos puestos en Copenhague, ciudad que por 15 días dejará de ser la capital danesa para convertirse en la “Capital Mundial del Clima”, donde se darán cita al menos 192 naciones y se espera que igual número de gobernantes y jefes de Estado respondan a este llamado desesperado de las Naciones Unidas. La conciencia de la Tierra, una vez más se pone de manifiesto y reclama una respuesta ética sobre el comportamiento inmoral de la especie más inteligente que alberga sobre su epidermis.

El Panel Intergubernamental de Expertos en Cambios Climáticos de las Naciones Unidas que viene sesionando ininterrumpidamente desde febrero del 2007, ha establecido claramente que “el agravamiento de la crisis global” de los cambios del clima que actualmente experimenta el planeta, se sustenta fundamentalmente en la inconducta humana, a la falta de consideración entre las naciones desarrolladas con respecto a las naciones más pobres del mundo y al consumismo irreverente de los combustibles fósiles, los cuales, antes de agotarse definitivamente, pueden generar tanto daño a la biodiversidad planetaria, como para barrer totalmente de la faz de la Tierra, a grupos, familias, géneros y especies, incluyendo la nuestra.

En Dinamarca se espera que todos los países del mundo, no solo confiesen sus pecados ecológicos y hagan su mea culpa, sino que al menos, muestren una señal inequívoca de que el problema no les resulta indiferente y que algo se está haciendo para sumar esfuerzos, actitudes y voluntades. La República Dominicana, aunque de una forma modesta, tiene el programa de reforestación “Quisqueya Verde” que desde hace más de 12 años está intentando con muestras evidentes y exitosas, devolverle el tapiz verde a nuestras montañas y como aporte complementario, se acaban de sumar 32 nuevas unidades de conservación al Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Por: Eleuterio Martínez
Hoy Digital