Inicio | :: Los Haitises | Angurria o capitalismo

Angurria o capitalismo

 

Victor Victor
Victor Victor

Cuando la idea se fija en la mente, si es buena se suma a las alegrías de nuestra vida y permanece, si no sirve choca y se pierde en el pantano. De ahí surgen ganadores y perdedores, aunque a veces llegue tarde el resultado.

Esta dinámica tensiona y divide conductas. Por ejemplo: unos aman y defienden Los Haitises, otros destruyen los arroyos de su entorno, sus cuevas y mogotes. Muchos viven felices sin grandes lujos, otros necesitan tener más que el vecino. Unos guardan recuerdos familiares y de sus viajes, otros coleccionan, atesoran y soban pesos, dólares, euros, solares, tierra.

La gran conquista del capitalismo ha sido convertir en ideología única el egoísmo, pero con anestesia, incluso sin perder el privilegio de ganar el cielo si das limosnas. Para el capitalismo es meritorio ‘levantarse a producir’; exige llevar sus consignas en la boca lo que nos pinta de modernos; eso si, hay que hablar de progreso, sostenibilidad y competitividad, por decir.

El objetivo es dirigirnos –casi inconscientemente- por el infeliz mundo de la acumulación desmedida de bienes materiales, no importa cuántas intervenciones militares haya que patrocinar, cuántas guerras frías o calientes serán necesarias, cuántos muertos caerán, cuántos pobres estrenarán su hambre, cuántos desplazados, cuántos enfermos.

Desde hace días me preguntaba por qué quieren más dinero del que tienen esos tipos que se quieren ‘anotar’ a Los Haitises y comunidades aledañas, creyéndose y haciendo creer que se trata de progreso. Es que son los abonados del traspatio del capitalismo. Son los cementeros que luchan por convencer al portero de turno para que les dejen destruir mogotes y arroyos en nombre del desarrollo, la sostenibilidad y la competitividad. Ellos se tocan los bolsillos, soban sus dólares, no duermen por contar sus euros, sobrevuelan en sus sueños los Haitises para contar las aves que huyen y decir soy el progreso.

Esa fue una historia meso-socio-psicológica y en la esquina del otro lado se habla de unos enfermos de angurria o capitalismo.

Por: Victor Victor
Clave Digital