Inicio | :: Asi Andamos | Someten ciudadano por depositar aceite quemado en aguas que abastecen Cuevas del Pomier

Someten ciudadano por depositar aceite quemado en aguas que abastecen Cuevas del Pomier

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales sometió ante la justicia al ciudadano José Corporán (El Pollito), acusándolo de arrojar contaminantes en las aguas para abastecimiento de la Reserva Antropológica Cuevas del Pomier.

El organismo informó que este delito medioambiental representa una violación a las leyes 64-00 y 202-04 sobre Áreas Protegidas.

El sometimiento fue dispuesto por el ministro Orlando Jorge Mera, luego que una comisión técnica del ministerio comprobara la afectación.

Las pruebas aportadas por el Ministerio de Medio Ambiente determinaron que un contaminante de aceite quemado fue depositado en los límites del área protegida, específicamente en la zona de amortiguamiento, donde se lleva a cabo la reparación de una fuga de agua por personal del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillado (Inapa).

La denuncia depositada por ante la Procuraduría Especializada para la Defensa del Medio Ambiente solicita que a Corporán se le imponga medida de coerción y que restablezca el ecosistema afectado a su propio costo y bajo la supervisión del Ministerio de Medio Ambiente.

De igual forma, exigen que sean admitidos todos los elementos de pruebas que figuran en la instancia.

Para documentar el caso, el Medio Ambiente dispuso una comisión técnica que dio seguimiento a la denuncia hecha a través de las redes sociales y por miembros de la junta de vecinos de la zona.

La inspección fue realizada el 17 de noviembre por Lidibert González, directora de Aguas y Suelos y Saviñón Leger, técnicos de la misma dirección, quienes conocieron la problemática a raíz de denuncias realizadas.

Sobre la Reserva Antropológica Cuevas del Pomier

Esta reserva antropológica posee más de 50 cuevas únicas en el país, protegidas bajo el Sistema Nacional de Áreas Protegidas. En ellas puede observarse una colección de arte rupestre creada por las distintas poblaciones aborígenes que habitaban la isla a la llegada de los españoles.

Las cuevas poseen petroglifos y pictografías de aves, peces y figuras humanas, divididas en diferentes salas.

Además, la reserva conserva una masa boscosa de una amplia variedad de plantas endémicas y nativas de la isla, que son claves para la preservación y el correcto funcionamiento del ecosistema de las cuevas.

Recientemente la Presidencia de la República emitió un decreto que designa una comisión técnico-científica para sustentar la eventual declaratoria de esta área como Capital Prehistórica de República Dominicana.

Diario Libre

Deja una respuesta