Inicio | :: Articulos | Parque Nacional Jaragua, un espectáculo natural

Parque Nacional Jaragua, un espectáculo natural

SANTIAGO. La excursión  para  ir tras las  huellas del Parque Nacional Jaragua en la Sierra de Bahoruco se  inicia en   Bahía de Las  Águilas, continúa con  el Hoyo de Pelempito  y concluye en  la Laguna de Oviedo, tres espectáculos naturales impresionantes.

El parque Jaragua fue  establecido el 11 de agosto de 1983 mediante el Decreto Presidencial número 1315. Está constituido por una extensión total de 1,374 km², de los cuales  su zona costero-marina abarca 905 km². 

Los estudios técnicos que sirvieron de base para proponer el establecimiento del Parque Nacional Jaragua se hicieron entre  1981 y 1982, por la Subsecretaría de Recursos Naturales de la Secretaría de Estado de Agricultura, con la cooperación del Servicio Alemán de Cooperación Social-Técnica (DED). Actualmente, el parque está administrado por la Subsecretaría de Áreas Protegidas y Biodiversidad, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. 

Su flora  y fauna es rica en  varias especies de cactus, igual que en bosques de uva de playa. 

Jaragua posee una fauna muy diversa, cuyos representantes más llamativos son las dos especies endémicas de iguanas de las rocas: la iguana rinoceronte y la iguana de Ricord o ricordi. 

“Además, Jaragua es hábitat de numerosas especies de aves nativas, endémicas, y migratorias”, comenta Fernández, quien manifiesta que  se han reportado unas 130 especies de aves para el Parque Jaragua, de las cuales 76 son residentes nativas, 10 endémicas y 47 migratorias. 

En  cuanto a su arqueología, el Parque Nacional Jaragua es rico en yacimientos  de la época pre-hispánica. El más antiguo de estos sitios conocidos data del 2590 a. C.  Los taínos establecieron cierta división territorial, basada en cacicazgos. Entre ellos estaba el cacicazgo de Xaragua, en la región suroeste, que da origen al nombre dado a esta área protegida: Jaragua.

Dentro del parque,  un número de cavernas como El Guanal, la Cueva La Poza y la Cueva Mongó, contienen  pictografías, petroglifos y artefactos de esta época.

Bahía de las  Águilas  es de  por sí un lugar donde la mirada se pierde en el horizonte dejando tras su cerco una enorme satisfacción  personal. Es, sin  lugar a dudas,  uno de los lugares más hermosos que ofrece nuestro país.

Abordamos  una embarcación  para más o menos   20 personas  y, en  un  tiempo de aproximadamente   media  hora estamos cerca de la  Bahía, en  una de las playas vírgenes, donde los peces nadan con libertad  y los pelícanos vuelan buscando su próxima  presa. 

 Bahía de las Águilas es una playa de cerca de ocho kilómetros de longitud ubicada en la costa oeste del Parque.

 Es, sin lugar a dudas, una de las playas más hermosas del país, sino del mundo, que se distingue, entre otras cosas, por sus finas arenas blancas provenientes de los hermosos arrecifes de coral que se encuentran cerca de la costa.

 Todo el personal del Cluster de Pedernales  está consciente  de que cualquier modelo de desarrollo compatible en  la Bahía debe ser sumamente respetuoso del medio ambiente, y eso es lo que proponen.

El Hoyo de Pelempito

Es una impresionante depresión, de forma triangular, de 2.5 kilómetros de ancho por 7  de largo, con  un fondo de  bosque de árboles muy denso, que según  los datos del cluster,  se encuentra  a  más de  700 metros cuadrados por debajo del nivel del mar. Se ha construido allí un centro de visitantes  para que sea más placentero el panorama. Desde ahí se disfruta   una vista donde el  desnivel entre el Centro de Visitantes y el fondo del Hoyo de Pelempito hace que los árboles parezcan hierba  a la vista de los turistas. Las temperaturas oscilan entre los 25 grados, al mediodía, y cero grados durante la noche, según las estaciones, y a veces  los vientos sobrepasan los 80 kilómetros por hora.

Por: YAMIRA TAVERAS
Hoy Digital 

css.php

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com