BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates

sikiş izle

başakşehir escort ikitelli escort güneşli escort kayaşehir escort bağcılar escort esenler escort eyüp escort güneşli escort kumburgaz escort topkapı escort

Inicio | Realidad Climática | La Tierra en camino a la sexta extinción masiva

La Tierra en camino a la sexta extinción masiva

Ha habido cinco eventos de extinción masiva en la historia de la biodiversidad de la Tierra, todos causados por fenómenos dramáticos pero naturales. Se ha afirmado que la Sexta Extinción Masiva puede estar en marcha, esta vez causada completamente por humanos. Aunque la evidencia considerable indica que hay una crisis de biodiversidad de extinciones crecientes y abundancias en picada, algunos no aceptan que esto equivalga a una Sexta Extinción Masiva.

A menudo, utilizan la Lista Roja de la UICN para apoyar su postura, argumentando que la tasa de pérdida de especies no difiere de la tasa de fondo. Sin embargo, la Lista Roja está muy sesgada: casi todas las aves y mamíferos, pero solo una pequeña fracción de los invertebrados, han sido evaluados según criterios de conservación.

La incorporación de estimaciones del verdadero número de extinciones de invertebrados lleva a la conclusión de que la tasa supera ampliamente la tasa de fondo y que, de hecho, podemos estar presenciando el inicio de la Sexta Extinción Masiva.

Como ejemplo, nos centramos en los moluscos, el segundo filo más grande en número de especies conocidas, y, extrapolando audazmente, estimamos que, desde alrededor del año 1500 d.C., posiblemente hasta el 7.5 -13% (150,000-260,000) de todas las ~ 2 millones de especies conocidas ya se han extinguido, órdenes de magnitud mayores que los 882 (0.04%) en la Lista Roja.

Revisamos las diferencias en las tasas de extinción según los reinos: las especies marinas enfrentan amenazas significativas, pero, aunque las extinciones masivas anteriores fueron definidas en gran medida por los invertebrados marinos, no hay evidencia de que la biota marina haya alcanzado la misma crisis que la biota no marina. Las especies insulares han sufrido tasas mucho mayores que las continentales. Las plantas enfrentan sesgos de conservación similares a los de los invertebrados, aunque hay indicios de que pueden haber sufrido tasas de extinción más bajas. También hay quienes no niegan tal crisis de extinción, sino que la aceptan como una nueva trayectoria de evolución, porque los humanos son parte del mundo natural; algunos incluso lo abrazan, con el deseo de manipularlo para beneficio humano.

El grupo de Investigadores científicos se encuentran en desacuerdo con estas posturas. Los humanos son la única especie capaz de manipular la Tierra a gran escala, y han permitido que ocurra la crisis actual. A pesar de las múltiples iniciativas de conservación en varios niveles, la mayoría no están orientadas a las especies (excepto ciertos vertebrados carismáticos) y las acciones específicas para proteger a cada especie viva individualmente, son simplemente inviables debido a la tiranía de los números. Los biólogos sistemáticos, alientan de la apreciación humana innata de la biodiversidad, pero reafirman el mensaje de que la biodiversidad que hace que nuestro mundo sea tan fascinante, hermoso y funcional está desapareciendo inadvertidamente a un ritmo sin precedentes. Ante una crisis creciente, los científicos deben adoptar las prácticas de la arqueología preventiva y recopilar y documentar tantas especies como sea posible antes de que desaparezcan. Todo esto depende de revivir el venerable estudio de la historia natural y la taxonomía. Negar la crisis, simplemente aceptarla y no hacer nada, o incluso abrazarla para el beneficio ostensible de la humanidad, no son opciones apropiadas y allanan el camino para que la Tierra continúe en su triste trayectoria hacia una Sexta Extinción Masiva.

Hoy en día, muchos expertos advierten que una crisis de Sexta Extinción Masiva está en marcha, esta vez causada completamente por las actividades humanas. Una evaluación exhaustiva de la evidencia de este evento de extinción en curso fue publicada recientemente en la revista Biological Reviews por biólogos de la Universidad de Hawai’i en Mānoa y el Muséum National d’Histoire Naturelle en París, Francia.

«El aumento drástico de las tasas de extinción de especies y la disminución de la abundancia de muchas poblaciones de animales y plantas están bien documentadas, sin embargo, algunos niegan que estos fenómenos equivalgan a una extinción masiva», dijo Robert Cowie autor principal del estudio y profesor de investigación en el Centro de Investigación de Biociencias del Pacifico UH Mānoa en la Escuela de Ciencias y Tecnología del Océano y la Tierra (SOEST). «Esta negación se basa en una evaluación altamente sesgada de la crisis que se centra en los mamíferos y las aves e ignora los invertebrados, que por supuesto constituyen la gran mayoría de la biodiversidad».

«Incluir invertebrados fue clave para confirmar que de hecho estamos presenciando el inicio de la Sexta Extinción Masiva en la historia de la Tierra», dijo Cowie.

Sin embargo, la situación no es la misma en todas partes. Aunque las especies marinas se enfrentan a amenazas significativas, no hay evidencia de que la crisis esté afectando a los océanos en la misma medida que a la tierra. En tierra, las especies insulares, como las de las islas hawaianas, se ven mucho más afectadas que las especies continentales. Y la tasa de extinción de las plantas parece más baja que la de los animales terrestres.

Desafortunadamente, junto con la negación de la ciencia que se afianza en la sociedad moderna en una variedad de temas, el nuevo estudio señala que algunas personas también niegan que la Sexta Extinción haya comenzado. Además, otros lo aceptan como una trayectoria evolutiva nueva y natural, ya que los humanos son solo otra especie que desempeña su papel natural en la historia de la Tierra. Algunos incluso consideran que la biodiversidad debe ser manipulada únicamente para el beneficio de la humanidad, pero ¿beneficio definido por quién?

«Los humanos son la única especie capaz de manipular la biosfera a gran escala», enfatizó Cowie. «No somos una especie más que evoluciona frente a las influencias externas. En contraste, somos la única especie que tiene una elección consciente con respecto a nuestro futuro y el de la biodiversidad de la Tierra».

Para combatir la crisis, varias iniciativas de conservación han tenido éxito para ciertos animales carismáticos. Pero estas iniciativas no pueden dirigirse a todas las especies, y no pueden revertir la tendencia general de extinción de especies. No obstante, es esencial continuar con estos esfuerzos, cultivando una maravilla para la naturaleza y, lo que es más importante, documentar la biodiversidad antes de que desaparezca.

«A pesar de la retórica sobre la gravedad de la crisis, y aunque existen soluciones correctivas que se señalan a la atención de los responsables de la toma de decisiones, está claro que falta voluntad política», dijo Cowie. «Negar la crisis, aceptarla sin reaccionar, o incluso alentarla, constituye una abrogación de la responsabilidad común de la humanidad y allana el camino para que la Tierra continúe en su triste trayectoria hacia la Sexta Extinción Masiva».

¿Qué es la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza?

La Unión Mundial para la Naturaleza (anteriormente, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y sus Recursos) fue fundada en 1948 y reúne a gobiernos nacionales, ONG y científicos en una asociación mundial. La sede de la UICN se encuentra en Gland, Suiza.

EN RESUMEN:

  1. La Sexta Extinción Masiva de la biodiversidad de la Tierra, distinta de tales eventos anteriores porque es causada por actividades humanas, ha sido reconocida por muchos durante al menos 30 años. Definiendo esta crisis para la biodiversidad como incluyendo todas las extinciones antropogénicas desde que los humanos modernos se expandieron fuera de África entre 200.000 y 45.000 años atrás, aunque las tasas de extinción son ahora mucho mayores de lo que eran al principio. Sin embargo, algunos niegan que haya una crisis, basada en dos críticas principales: (i) la afirmación de que las tasas de extinción estimadas han sido exageradas y que la tasa de extinción actual no es significativamente mayor que la tasa de fondo natural, y (ii) que debido a que los humanos son parte del mundo natural, las extinciones causadas por el hombre son un fenómeno natural, una parte de la trayectoria evolutiva de la vida en la Tierra.
  2. Contrarrestan estos argumentos mostrando que las tasas de extinción actuales, especialmente en los invertebrados terrestres, son mucho más altas que las tasas de extinción de fondo. También se muestra que el uso de los datos de extinción de la Lista Roja de la UICN para determinar las tasas de extinción actuales conduce inevitablemente a una subestimación dramática de las tasas, a excepción de las aves, los mamíferos y tal vez los anfibios. Los datos de la Lista Roja han sido utilizados inapropiadamente por algunos para negar que haya una crisis. Y como la humanidad tiene el poder de elección, argumentan además que una actitud de laissez-faire ante la actual crisis de extinción es moralmente incorrecta.
  3. Revisan enfoques alternativos para evaluar las extinciones, centrándose en la necesidad de abordar los invertebrados, y argumentan que los moluscos tienen ventajas significativas entre los invertebrados debido a sus conchas, que permanecen después de la muerte como un registro permanente, mientras que la mayoría de los otros invertebrados desaparecen sin dejar rastro y, por lo tanto, nunca se conocerían si no se hubieran recolectado antes de extinguirse. (Notan, sin embargo, el cuerpo no insignificante de trabajo sobre insectos fósiles). Realizaron estudios propios en la extinción en moluscos y, por extrapolación lógica, concluyeron que el 7,5- 13% (150.000-260.000) de todas las ~ 2 millones de especies conocidas ya pueden haberse extinguido desde alrededor de 1500. De ellas. Esto es órdenes de magnitud mayor que los 882 (0,04%) catalogados como extintos por la UICN (2020).
  4. Discutieron brevemente el ámbito marino y concluyeron que muchas especies marinas enfrentan amenazas significativas, que continúan aumentando, pero también han llegado a la conclusión de que ha habido relativamente pocas extinciones y que no hay evidencia de que la Sexta Extinción Masiva ya haya involucrado a la biota marina. Las plantas, sin embargo, enfrentan muchas de las amenazas al igual que los animales terrestres y sufren de sesgos de conservación similares a los de los invertebrados, aunque hay indicios de que pueden haber sufrido tasas más bajas de extinción.
  5. El pronóstico para la supervivencia de una gran proporción de especies existentes no es bueno. La revisión presenta argumentos que demuestran claramente que existe una crisis de biodiversidad, muy probablemente el comienzo de la Sexta Extinción Masiva. Biólogos y agencias dedicados a la conservación están haciendo lo que pueden, centrándose en aves y mamíferos amenazados, entre los cuales algunas especies pueden salvarse de la extinción que de otro modo se produciría. Pero son pesimistas sobre el destino de la mayor parte de la biodiversidad de la Tierra, la cual va a desaparecer sin que sepamos de su existencia. Negar la crisis, aceptarla y no hacer nada al respecto, o abrazarla y manipularla para el beneficio voluble de las personas, definida sin duda por los políticos y los intereses empresariales, es una abrogación de la responsabilidad moral.

CITA: Kolbert E (2014). La secta extinción. Una historia antinatural. Henry Hol And Company, Nueva York.

ABN