Inicio | :: Articulos | ¿Dónde están los aliados naturales que necesita la agricultura de RD?

¿Dónde están los aliados naturales que necesita la agricultura de RD?

donde_estanA pesar de que República Dominicana es un gran productor agrícola y genera el 85 de los alimentos que consume, carece de un programa nacional de controladores biológicos.En términos concretos, un programa de esa naturaleza consiste, principalmente, en producir o multiplicar un conjunto de insectos o depredadores, que se liberan en las zonas productivas, como los invernaderos y cosechas a cielo abierto, sin que representen ningún problema para los cultivos, porque más bien eliminan las plagas destructivas de las cosechas. Esos insectos se denominan “enemigos naturales” en el lenguaje agrícola, mirándolo desde el punto de vista de que acaban con especies dañinas en las siembras, convirtiéndose en “aliados” del productor.

En el pasado, productores privados han “pulseado” con autoridades del Gobierno (de gestiones anteriores) con el fin de que les permita importar de países como Holanda, enemigos naturales de varios tipos. Los planes no han cuajado.

Expertos consultados por elCaribe aseguran que el Gobierno tiene la capacidad para “montar” ese programa y no lo hace. Incluso, han citado el lugar conocido como “Engombe”, de la Facultad de Agronomía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, como un punto excelente para impulsar la iniciativa.

Para iniciar el programa pueden importarse algunos controladores, pero eso no es lo ideal. Lo correcto es identificar los controladores biológicos en el país, porque es muy posible que las plagas existentes en el país sean distintas a las que poseen otras naciones. “Las plagas son autóctonas, y eso de decir que tenemos la misma plaga que otro país no es así. Cuando hablo de plagas pueden ser artrópodos como insectos u hongos. Por tanto, para controlar enfermedades por bacterias y hongos se usa ese tipo de controlador biológico. Pero hay que usar sepas locales, es decir, enemigos naturales locales”, explica el ingeniero agrónomo Juan M. Chávez, director ejecutivo del Consejo Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (Coniaf), cuando es consultado sobre el tema.

“Cuando tú encuentras un controlador biológico dominicano, es una especie que se adapta a las diferentes condiciones del país”, dice Chávez, en una conversación telefónica. Y aclara que “es importante que si vas a enfrentar un problema en una producción agrícola del Sur, la sepa proceda de esa región y lo propio aplica para otros territorios”. Cuando el experto hace la sugerencia lo hace partiendo de que no siempre un enemigo natural que está adaptado un ambiente puede hacer bien su trabajo en otro ambiente diferente.

El beneficio va a la salud

Los controladores biológicos son una de las columnas para decir que se producen rubros orgánicos en República Dominicana, porque con su accionar se evita tener que usar productos químicos para eliminar plagas. Pueden usarse en cultivo bajo techo (invernaderos) y a cielo abierto en áreas de bananos, plátanos y frutas que suelen ser invadidas por la “mosca de la fruta”. Hace unas semanas se informó sobre un gusano que devastó plantaciones de yuca en el municipio Puñal, en Santiago, en Licey al Medio, Moca y Tamboril. En caso de que se hubiese liberado controladores biológicos, es probable que ese gusano quedara eliminado. Cuando el productor cosecha la yuca (y la tierra queda sin nada sembrado), el enemigo natural busca otro hospedero y sigue viviendo.

Un proyecto que podría iniciar con RD$40 MM

Cuando se disparan casos como del del gusano que afectó los cultivos de yuca es muy posible que ocurra porque no hay insectos benéficos que puedan “defender la siembra”, según indican conocedores del tema.

El Coniaf calcula que para comenzar un programa nacional de controladores biológicos en la UASD habría que disponer de unos RD$40 millones. Y es importante que en ese programa, además de la citada academia, intervenga el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (Idiaf) y el propio Coniaf. Con los RD$40 millones, podría también construirse un laboratorio. En el país, al menos unas 550 ó 600 personas organizadas en el cluster de invernaderos debieran estar requiriendo los enemigos naturales internos, ha dicho en varias ocasiones y en distintos escenarios José Miguel de Peña, ligado al tema de los invernaderos.

La Secretaría de Agricultura (ahora Ministerio) mantuvo por mucho tiempo (no en este gobierno, sino en otros) una ligera oposición a la entrada de algunos organismos como los abejorros, debido a que las condiciones atmosféricas para ellos en el territorio dominicano resultan demasiado calientes.

Por Martín Polanco

http://www.elcaribe.com.do/

Who Makes The Best Rolex Replica Watches - upscalerolex.to

css.php