Inicio | :: Articulos | Desertificación El problema amenaza

Desertificación El problema amenaza

la-quema

El problema de la desertificación se agrava. La tierra está estresada. Pulgada a pulgada, metro a metro, parte del territorio nacional es afectado por un implacable proceso de degradación de nuestros suelos. El fenómeno, obviamente, afecta a toda la isla que compartimos con Haití, pero  se ha agudizado más en la parte haitiana.

Los expertos aseguran que el manejo inadecuado del uso de los recursos naturales y el medio ambiente han disminuido drásticamente  la capacidad de los ecosistemas para sustentar  las actividades productivas para controlar este problema que parece incontrolable. En algunas provincias, como Dajabón, Santiago Rodríguez, Montecristi y otras zonas de la línea noroeste, así como en el suroeste del país, (San Juan , Elías Piña, Baoruco) la desertificación se manifiesta de forma  drástica.

Especies de flora y fauna siguen amenazadas y en peligro de extinción por pronunciable degradación de nuestros suelos, que está vinculado directamente con la pobreza y el hambre.

Según las autoridades de Medio Ambiente y Recursos Naturales, alrededor del 70 por ciento del territorio dominicano  está parcial o totalmente afectado por la desertificación, afectando de manera directa o indirecta a más de cinco millones de personas que viven en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas.

“Tenemos serias razones para preocuparnos por la desertificación”, asegura el ingeniero Pedro García Brito, coordinador del Grupo Técnico Interinstitucional (GTI), creado mediante el decreto 146-03. Este es un organismo consultivo para dar seguimiento y coordinador programas de acción bajo el contexto de la Convención de las Naciones Unidas  de Lucha contra la Desertificación.

También existe el Programa Nacional de Lucha contra la Desertificación y la Sequía (PAN), en que participa el Gobierno, la sociedad civil, el sector privado y agencias de cooperación internacional.

En el 2005, mediante el decreto 321-05, se creó la Comisión de Combate a la Desertificación, presidida por Rafael Alburquerque, Vicepresidente de la República.                                                                 

¿Muchas instituciones con el mismo objetivo y pocos resultados? Parece que sí. Los éxitos para enfrentar la desertificación, si es que se han logrado, no se han divulgado. No se conocen, además, los proyectos que se ejecutan, ni los esfuerzos mancomunados de los trabajos y acciones conjuntas del Estado, los gobiernos  municipales, el sector privado, la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales y las comunidades involucradas en la problemática. 

Sin embargo, el ingeniero García Brito afirma que se hacen esfuerzos para detener la capacidad productiva de los suelos. Refiere que en algunas zonas del país, que antes eran productivas, no se puede plantar habichuelas. En otros lugares apenas se produce guandules.

“Los dominicanos pensamos que no nos está afectando el problema de la desertificación, pero hay casos concretos donde la capacidad productiva de la tierra ha descendido de manera tan dramática, tan alarmante, que da pena.  Este es un ejemplo muy practico para darnos cuenta de que se ha acelerado la degradación de los suelos”.

Para el coordinador del GTI, es necesario quitarle presión a los  recursos naturales nuestros, específicamente por parte de la población que vive en zonas rurales. Cita el hecho de que la capacidad productiva  disminuye cada vez más en las laderas y en los valles.

“Eso significa que para producir suficiente cantidad de alimentos hay que hacer una mayor inversión, lo que indica que vamos a tener que producir alimentos más caros, porque hay que aplicar tecnologías más costosas y somos un país que producimos  petróleo”.

En definitiva, apunta García Brito, “tendremos alimentos más caros y eso, definitivamente, terminará afectando a la poblaciones de las ciudades. Y las personas que viven donde se desarrolla la desertificación también serán afectados de manera porque tendrán menos alimentos, o alimentos mas caros”.

Le preocupa, de manera especial, la escasez de agua dulce. “La verdad es que cada día hay menos disponibilidad de agua con respecto al incremento de la población y a las necesidades de la gente. Se están creando necesidades nuevas que demandan más agua, a pesar de que estamos creando condiciones para que haya menos agua”.

Erosión

Se denomina erosión a aquel proceso de desgaste que sufre la roca madre que forma el suelo como consecuencia de procesos geológicos exógenos como ser las corrientes de agua o hielo glaciar, los fuertes vientos, los cambios de temperatura y la acción que sobre el llevamos a cabo los seres vivos.

Degradación de las tierras. Se entiende la reducción o la perdida de la productividad biológica o económica y la complejidad de las tierras agrícolas de secano, las tierras de cultivo de regadío o los barbechos, los pastizales, los bosques y las tierras arboladas, ocasionada en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas por los sistemas de utilización de la tierra o por un proceso o una combinación de procesos, incluidos los resultados de actividades humanas y pautas de doblamiento.

Contaminación ambiental. Es uno de los problemas más graves del país. Curiosamente, no se tienen datos precisos.

Se estima que una gran cantidad de nuestros ríos y playas están altamente contaminados y en proceso de deterioro progresivo, debido a la falta de  tratamiento de los desechos y a que su disposición se realiza a cielo abierto, causando contaminación en el aire, el suelo, y las aguas superficiales y subterráneas.

Esta contaminación de los ríos influye en la calidad del agua para consumo humano y de riego. 

Zoom

Conceptos

La desertificación

Consiste en una degradación persistente de los ecosistemas de las tierras secas producida por las variaciones climáticas y la actividad del hombre. Está presente en todos los continentes (salvo en la Antártida) y afecta al medio de vida de millones de personas, entre los que están  parte de los pobres que viven en las tierras secas.

El suelo

Es la capa de transformación de la corteza sólida terrestre, formada bajo el influjo de la vida y de las especiales condiciones ambientales de un hábitat biológico y sometida a un constante cambio estacional y a un desarrollo peculiar, función de su situación geográfica. Aparece como resultado de un conjunto de procesos físicos, químicos y biológicos sobre el medio rocoso original (roca madre) denominados genéricamente meteorización.

Por: ARISMENDY CALDERÓN
Hoy Digital