Inicio | :: Articulos | Declaracón de la UASD en el dia Mundial de la Tierra

Declaracón de la UASD en el dia Mundial de la Tierra

LOS PROBLEMAS Y EL LIBRE ACCESO A LAS AREAS LITORALES DE LA REPUBLICA DOMINICANA: UN CASO QUE MERECE SER SOLUCIONADO.

logo-uasdLas áreas litorales de la República Dominicana, están siendo sometidas a un tortuoso proceso de instalaciones de infraestructura, con su consecuente impedimento de la entrada de los nacionales a las playas y el impedimento del trabajo de pescadores de décadas.

La Isla de la Hispaniola dotada de una biodiversidad extraordinaria, entre ellos arrecifes de coral, playas de arenas, bosques costeros, entre otros, no son de uso libre de los nacionales a pesar de estar contemplados en la Ley de Medio Ambiente y Recursos Naturales 64 00.

En los 1,576 Km. de costa, incluyendo las islas, islotes y cayos, estimamos que escasamente un 10 % del mismo es de libre acceso y quizás por ser costas rocosas o de poco atractivo para las instalaciones de hoteles y resort, los espacios costeros están cerrados y las playas están cerradas por una mole de concreto. Se hace necesario a la apertura de las playas a las vías principales de comunicación tal como lo contempla la ley. Esta situación debe detenerse y terminar con la complicidad y los intentos del Congreso Nacional atentando con comercializar áreas costeras protegidas con argumentos extraños al interés nacional.

A la fecha el país no tiene un plan de ordenamiento territorial, las poblaciones que otrora estuvieron asentadas en la zona costera, se les desplaza de su porción de tierra, amparados con la benignidad de las leyes inmobiliarias son desalojadas y los que no quieren salir de sus predios han sido victimas hasta de atentados criminales.

Las áreas de duna de Calderas, las islas Saona y Catalina, pretenden se un coto privado de extranjeros y nacionales cómplices. Apoyamos las decisiones que han sido tomadas por la SEMARN en la destrucción de construcciones en la Isla Saona, acciones que deben ser aplicadas en otras áreas afectadas por la misma situación. El mar dominicano, rico en especies de todos los grupos, lugar en donde las ballenas Jorobadas han seleccionado como su área de nacimiento, el vertido de desechos es constante, las agresiones a las especies se multiplican por la pobre vigilancia. .

Hoy día cuando la zona costera adquiere más valor por la expansión del desarrollo inmobiliario turístico, el valor estético de sus hábitats naturales, por su posicionamiento geográfico y de comunicación, la tendencia es a elevar los niveles de desplazamiento, precariedades, despojo de sus predios y finalmente el desalojo. En ocasiones, son establecidos en lugares en donde sus necesidades se hacen más precarias, ya que en muchas ocasiones se trata de personas que viven de la pesca marina y sus puertos de desembarco están ubicados en la zona costera cercana a polos turísticos.

El aparente crecimiento económico de país, lejos de disminuir los niveles de pobreza y atenuar la precariedad social, se ha ido incrementando. Sobre todo, la expansión del turismo de costa y la apropiación inmobiliaria de los terrenos costeros, incluyendo las Áreas Protegidas costeras. El nivel de la simetría y distribución de las riquezas en República Dominicana, implican la existencia de grupos fuertemente contrastantes, una inmensa mayoría por debajo del nivel de la pobreza extrema afectados por este tipo de desarrollo. Las costas, siempre han sido espacio de refugio social, para las clases más necesitadas y de refugio económico para las clases dominantes

El turismo de costa, sobre la base de brindar las playas y el mar como principal atractivo, no constituyen una oportunidad de desarrollo para los sectores sociales mas desposeídos, en cambio son una forma de excluir las poblaciones locales y desalojarlas de sus predios , el cual han ocupado por décadas, a esto se agrega, la disminución de la calidad de vida de los mismos, el deterioro moral y la pérdida de los valores culturales que en la mayoría de los casos vienen detrás de llamado ¨desarrollo¨.
Se advierte el asalto gradual de las playas de Las Terrenas, impidiendo que los ciudadanos hagan uso de los 60 metros que son propiedad del Estado, situación que limita sus actividades. Algunos políticos de la provincia califican de urgente e “insostenible” la privatización de las playas del municipio de Samaná. Lo mismo ocurre en la playa de Cabrera, en donde la UASD, ha tenido que auxiliar a sus pobladores y pescadores por el desalojo pretendido por extranjeros y malos dominicanos cómplices de esta situación.

En la zona Este, más del 90 % de las áreas litorales están ocupadas por instalaciones turísticas, impidiendo la libre entrada de los nacionales a la playas, y desplazando los pescadores de sus puertos de desembarco, tal es el caso entre Cap Cana y Punta Cana, en donde cada vez se cierran mas las posibilidades de entrada y salida de los pescadores hacia el mar.

El valor inmobiliario, hace suponer que implica un crecimiento económico, sin embargo ha venido siempre acompañado del derecho de la propiedad y la territorialidad, desplazando e implicando la ruptura de modelos tradicionales de algunos patrones culturales de más de 500 años en las costas dominicanas, con el valor etno-cultural están vulnerados y prácticamente extintos. El crecimiento del turismo, sobre la base de brindar nuestras áreas naturales como principal atractivo, no constituyen una oportunidad de desarrollo para los sectores sociales mas desposeídos, en cambio son una forma de excluir las poblaciones locales y desalojarlas de sus predios , el cual han ocupado por décadas, a esto se agrega, la disminución de la calidad de vida de los mismos y el deterioro moral y la pérdida de los valores culturales que en la mayoría de los casos vienen detrás de llamado ¨desarrollo¨. A esto se agrega que los propios nacionales, no tenemos derecho al disfrute de nuestras playas su país.

Hay que estar alerta a la situación de las aspiraciones para el desarrollo de la zona suroeste del país, incluyendo las del Parque Nacional de Jaragua. El espíritu de lucha por la conservación del ambiente, está cada vez mas fortalecido y nuestra institución dispuesta a utilizar sus mejores capacidades técnicas y científicas para las respuestas a cada necesidad ambiental

El patrimonio cultural, los relictos de las artes rupestres dejado por los indígenas, han sido afectadas por el uso para instalación de bares y restaurantes en áreas de cuevas y cavernas, destruyendo lo que por siglos ha permanecido en estos lugares Estamos comprometidos con la revisión de la ley 202-04 como forma de salvar espacios productores de agua, y recupera reas aun peligran.

El inestimable Patrimonio Arqueológico sumergido a lo largo de todas las costas no es del libre disfrute del nacional otros recursos patrimoniales, como Ingenio, Faros, Cementerios Coloniales, (Ciudad de La Isabela), fundada por Cristóbal Colón en su 1er viaje. Esta área se ubica en la Llanura Costera del Atlántico, en la sub zona Tierras Bajas de Luperón, Puerto Plata se exponen al peligro de desaparecer por afanes para la instalación de una cementera.

La pérdida de una parte del patrimonio cultural costero en RD, ha sido inducida por las malas prácticas en el uso del espacio y la falta de un POT. El crecimiento del turismo, se ha hecho en la generalidad de los casos, sobre la base de transferir en propiedad los recursos costeros y la apropiación de Áreas Protegidas, conforme la ley que las rige, a contrapelo de la lógica, de la ley y del desarrollo estratégico que debiera presentar el país. El país no se sostiene si pierde su fortuna natural y los recursos costeros dados como patrimonio. Todos los valores paisajísticos, tienen sentido lúdico que tiene como capital el recurso que sostiene.

La diversidad de problemas que se presentan en las costas dominicanas, son el producto de las violaciones a la Ley 64 00 y de las Leyes Sectoriales y los Reglamentos que de ellas se derivan a lo anterior se agrega la debilidad institucional, la pobre relación interinstitucional y los niveles de pobreza de los pobladores.

La contaminación del mar con desechos orgánicos e inorgánicos, aguas de lavanderías y residuales de los hoteles que en la generalidad de los casos tiene una planta de tratamiento sin estar operando, Instalación de marinas en acoso a los pescadores y desplazamientos humanos, con la presencia de canales de navegación en lugares inapropiados, la destrucción de la vegetación costera, daños y muerte a mamíferos marinos, el confinamiento de especies de mamíferos marinos en forma inadecuada, modificación del paisaje costero, extracción de agregados de las playas vírgenes para rehacer playas degradadas, destrucción de las áreas de praderas de yerbas marinas con pretexto de limpieza de playa en áreas turísticas, obras de ingeniería por encima de la capacidad de soporte del sistema, secado de lagunas costeras para desarrollo de infraestructuras turísticas, sobre pesca además del uso de artes de pesca prohibidos. A todos estos se agregan los fenómenos naturales (tormentas tropicales, huracanes y ciclones) que regularmente afectan al país y cobran con la vida de los mas desposeídos por la situación social de los mismos.

El solapamiento de las leyes de SEMAR, SECTUR, Autoridad Portuaria, CODOPESCA, los Ayuntamientos y la Marina de Guerra debe ser abordado, todas estas instancias intervienen en la zona costera. La conexión interinstitucional es prácticamente inexistente y se toman decisiones donde luego es necesario establecer la concertación para buscar solución a los problemas.

Las empresas privadas y los hoteleros, invierten en la regeneración de las playas, por beneficios particulares y con respuestas a los daños causados por ellos mismos o por anteriores concesionarios después de la destrucción del arrecife que sustenta la formación de las playas de arenas. La inversión estatal contempla el permiso para la extracción de arenas de unas playas, para depositarla en otras, sin cuantificar los costos ambientales y ecológicos, el costo de la naturaleza por la extracción y la posible durabilidad del depósito de material donde es trasladado. No se conoce de evaluaciones de los impactos en el litoral por estas acciones.

Hoy, en el Día Mundial de la Tierra, la UASD reafirma sus compromisos con la conservación de la tierra, rechaza las pretensiones de concesiones y uso en zonas como el Parque Nacional de los Haítises, la Playa de Cabrera y otras áreas costeras, además de cualquier acción que pretenda dar el uso inadecuado a los espacios naturales de República Dominicana. Celebremos todos la Vida en la Tierra por las garantías de la sobrevivencia.

Who Makes The Best Rolex Replica Watches - upscalerolex.to

css.php