Inicio | :: Articulos | Consultorio Ecológico: ¿por qué somos tan indefensos ante la naturaleza?

Consultorio Ecológico: ¿por qué somos tan indefensos ante la naturaleza?

Sint-Maarten, 6 september 2017.
Vlucht boven Sint-Maarten tbv het vaststellen van de schade van orkaan Irma. Tevens wordt een inschatting gemaakt van de gebieden waar de meeste hulp benodigd is, en waar schepen evt kunnen aanleggen.
Foto: Verwoesting.

Consulta

P. Profesor, si tenemos tantos conocimientos, tanta tecnología, tanto poder, ¿por qué somos tan indefensos ante la naturaleza?

Respuesta

R. Muy sencillo, porque no comprendemos el idioma que ella nos habla.

Aparentemente, quienes son frágiles e indefensas, son las criaturas de la naturaleza ante estos eventos inusitados, inesperados y cada vez más frecuentes que nosotros calificamos de catastróficos, peligrosos o mortales; sin embargo, solo nosotros resultamos vulnerables ante los huracanes, los tsunamis o los terremotos.

Afortunadamente salimos ilesos de Irma, pues aunque ya se cuentan más de tres decenas de muertes a su paso por el Caribe y su arribo a los Estados Unidos e incluyendo a Cuba, donde se reportan más de 10 pérdidas humanas y donde casi siempre están mejor preparados para enfrentar estos eventos de la naturaleza; pero en República Dominicana no tuvimos ninguna baja.

Cuba no estaba en la “Carta de Ruta de Doña Irma”, más bien, estábamos nosotros, pero a ella se le ocurrió descender a La Habana, antes de llegar a su destino, Estados Unidos, como lo hizo su hermano mayor, Harvey, a quien ella ha opacado, pero que tan solo hace una semana, atravesó el Caribe, no le hizo daño a nadie, pero se fue a ensañar contra Texas y Louisiana.

Ahora bien, la interrogante mayor es ¿por qué Irma borra las huellas humanas de Barbuda y San Martín, le da un susto a nivel de infarto a Borinquen, nos dice a Dios a nosotros y se afinca en Cuba para subir hacia los cayos de La Florida?, si ella pudo haber tomado otro itinerario menos riesgoso para nosotros.

Y mientras nosotros nos entretenemos con el ruido de Irma, José y Katia, silenciosamente, ya van más de un centenar de muertos con el terremoto de México y tal parece que la pérdida de esas almas humanas no nos duele. Aunque el terremoto 2010 de Haití fue más chiquito (7.3) y murieron cerca de 316,000 hermanos e igual cantidad de heridos, México se da el lujo de tener uno de los más grandes de la Historia (8.2), pero con la desaparición de poco más de un centenar.

Sin embargo, ni en Haití ni en México, murió ni siquiera una cigüita, ni un solo elefante en el tsunami asiático del 2004 o un tiburón en la tragedia de Fukushima del 2011 en Japón. Todos estos eventos naturales suman medio millón de muertes humanas, pero ninguna animal.

Por: Eleuterio Martínez 
Hoy.com.do