Inicio | :: Articulos | Consultorio Ecológico: ¿es posible canalizar Río Yaque del Norte para evitar las inundaciones?

Consultorio Ecológico: ¿es posible canalizar Río Yaque del Norte para evitar las inundaciones?

Consulta

P. Profesor, ¿es posible canalizar Río Yaque del Norte para evitar las inundaciones catastróficas que nos dejaron Irma y María?

Respuesta

R. El único canal que funciona, que todo río acepta y que a largo plazo brinda los resultados esperados, lo construye el mismo río y se llama “bosque de galería”. Nadie gobierna a la naturaleza, todavía no tenemos la tecnología que nos permita cambiar su comportamiento y todo intento de corregir su conducta, casi siempre resulta ser una agresión al orden establecido.

Para que se entienda mejor, la única forma de gobernar a la naturaleza, es obedeciéndola. Todos los ríos del mundo, dependiendo de la cantidad de agua que históricamente tienen que conducir, construyen un canal natural y con toda la perfección del mundo y sus taludes siempre están construidos con las raíces y el tronco de los árboles.

El Yaque del Norte está herido de muerte, se le ha destruido por completo su bosque de galería, desde Santiago hasta Monte Cristy y eso es un crimen de “lesa natura” y la causa mayor de las desgracias que está cosechando la agricultura. Agravando aún más la situación, están las carreteras transversales al eje de su curso y los pueblos construidos sobre sus dominios.

En su eterna ruta hacia el mar, nada ni nadie debe interrumpir su curso a menos que esté dispuesto a sufrir las consecuencias. La única forma inteligente de salvar al Yaque y todos los ríos del país, es devolverle su bosque de galería y con él, las condiciones ecológicas que garantizan su salud y su existencia.

La desesperación casi siempre es mala consejera. No es cierto que canalizando este río, sacando arena de su cauce, rompiéndole los meandros y alineando su curso con dragas, bulldozer, retroexcavadoras, patos y gredars…, vamos a construir soluciones duraderas, pues con pendientes planas es muy poco lo que se puede hacer.

Si el río no tiene pendiente, no hay forma de empujar sus aguas, pues su velocidad está pautada por el ritmo de la naturaleza. ¿Usted se imagina el esfuerzo inútil y el derroche o dispendio enorme de recursos que habría que hacer para construir uno o dos y a lo sumo, tres kilómetros de canal con las dimensiones requeridas para drenar al Yaque, por Guayubín o Castañuelas?

“Claro, algo hay que hacer, pero utilizando los conocimientos y la inteligencia”.

¡El Yaque necesita su bosque de galería, para seguir respirando…!

Por: Eleuterio Martínez
Hoy.com.do