Inicio | :: Articulos | Consultorio Ecológico: huracán Harvey

Consultorio Ecológico: huracán Harvey

Consulta

P. Profesor, ¿el huracán Harvey será una respuesta a Estados Unidos por su retiro de los Acuerdos de París sobre el cambio climático?

Respuesta

R. No podríamos ser tan ligeros para afirmar o negar esta premisa, pero lo cierto es que sin visa y con impedimento de entrada, Harvey dejó huellas profundas a su paso por Texas, puso a Houston bajo aguas y asustó nuevamente Luisiana, al traerle recuerdos de Katrina.

Sin embargo, Harvey fue mucho más decente que Katrina, al exhibir una conducta totalmente opuesta, pues mientras su predecesora se paseó como huracán Categoría I (escala Safir-Simpson) a su paso por La Florida, alcanzó una fuerza descomunal al entrar a New Orleans, elevándola a Categoría V. Harvey en cambio llegó a las costas de Texas, igualmente con Categoría I y paulatinamente fue degradando hasta convertirse en tormenta.

Las huellas de este fenómeno asustan porque Estados Unidos se debate en los extremos del “cambio climático”. Unos los consideran como amenazas reales y un desafío a la inteligencia humana para alcanzar niveles de convivencia con la naturaleza, que les permita la supervivencia y por ello firman compromisos vinculantes con las demás naciones del mundo que ven la realidad con la misma lente.

Los del otro extremo afirman que no existe tal cambio climático y que ese es un argumento levantado por intereses comerciales opuestos a esa gran nación, por lo tanto renuncian a cualquier acuerdo firmado por sus antecesores, como acaba de ocurrir con los Acuerdos de París, en la Cumbre Mundial del Clima.

Pero sin importar la gorra del equipo de pelota de preferencia, los hechos son incontrovertibles: Harvey puso en vilo a 2.3 millones de habitantes de la ciudad de Houston, aportó 60 milímetros de lluvias en 24 horas, convirtió en lagunas y ríos sus calles y ordenó la evacuación forzosa de 22 ciudades vecinas por donde pasaba camino a Louisiana, dejando paralizabas 112 plataformas petroquímicas en el Golfo de México, incluido el Polo petroquímico de Bayton -Exxon Movil, uno de los más grande del mundo.

Las llamadas de pánico al 911 superaron las 56,000 en las primeras 15 horas; 20,000 turistas quedaron atrapados en cuatro cruceros, casi una decena de muertos y 3,000 rescatistas de la Guardia Nacional se movían en yolas por las calles, para bajarle los nervios a Brock Long, jefe de la Agencia Federal de Emergencias, quien esperaba al Presidente Trump para invitarlo a un paseíto por París.

Por Eleuterio Martínez
Hoy.com.do