Inicio | :: Articulos | Consultorio Ecológico

Consultorio Ecológico

Consulta

Profesor, ¿es posible el desarrollo turístico de Samaná? ¿Cuáles son los riesgos y sus potencialidades?

Respuesta

El turismo es una actividad económica altamente rentable, capaz de generar grandes riquezas y mucho bienestar a corto y mediano plazo. Su virtud reside en que lo que se vende y lo que se compra son bienes intangibles: Una playa de arenas doradas, un manglar, el recodo de un caletón o un acantilado… una orquídea, un playerito, un amanecer; es decir, es una actividad de compra y venta de bellezas naturales.
Por su dotación de Recursos Naturales únicos e incomparables, Samaná ahora mismo emerge como la nueva estrella en el horizonte del desarrollo turístico dominicano; pero para que pueda brillar mañana en el firmamento nacional, tiene que cuidar su base de sustentación; Sobre todo en Las Terrenas, Portillo, El Limón, Morón, Lanza del Norte y Las Canas…, las perlas del collar de bellezas y primores que se inicia en Playa Bonita y Cosón y no termina hasta llegar al Valle, Rincón o Las Galeras.
Tiene atributos naturales únicos: playas, montañas, cavernas, miradores, plantas autóctonas, animales endémicos, ríos, humedales, cayos, islotes, acantilados, saltos, terrazas, plataformas marinas, puertos, puntas, cabos, bahías, ensenadas… y sobretodo, las ballenas.
Todo el mundo puede disfrutar este patrimonio natural a su antojo, pero nadie puede cargárselo. Es por ello que la clave reside exclusivamente en su “conservación”.
Es decir, Samaná está llena de encantos y de bellezas naturales incomparables, capaces de convertirla en la meca del turismo dominicano; pero lamentablemente, las malas prácticas que siguen a su incipiente desarrollo, pueden matar la gallina de los huevos de oro antes de poner el primero.
Tumbas y destrucción del bosque del litoral, construcciones al borde de los acantilados o directamente encima de las playas, eliminación del manglar en las fronteras de humedales y dunas, manejo inadecuado del capital natural en pie, levantamiento de infraestructuras en ambientes sumamente frágiles y sobre las fuentes de agua dulce…, es el panorama que se aprecia en Morón, Las Canas y Lanza del Norte.
Preguntas inocentes, ¿dónde están las autoridades competentes?, ¿por qué no se detiene este desastre?, ¿qué pasa en la temporada de ballenas?
El turismo es una actividad económica sumamente exigente, que si se descuida, puede arruinar de la noche a la mañana, todo el bienestar que pueda aportar la naturaleza.