Inicio | Realidad Climática | Colapso en la Antártica puede provocar «impacto biológico» en la zona

Colapso en la Antártica puede provocar «impacto biológico» en la zona

El colapso y división en miles de icebergs de la enorme plataforma de hielo de más de 1,200 kilómetros cuadrados en el glaciar Conger, al este de la Antártica, es una «consecuencia del cambio climático» y puede tener un fuerte impacto en la pérdida de biodiversidad marina en la zona.

Así explicó a Efe el director del Instituto Antártico Chileno (INACH), Marcelo Leppe, afirmando que esta zona del llamado «Continente Blanco» registra hace décadas una «dinámica de pérdida de hielo» constada vía satélite desde 1978.

«Podemos apuntar derechamente a que el cambio climático es el responsable del colapso de estas plataformas de hielo», señaló Leppe, apuntando a históricas alzas de temperatura registradas durante los últimos meses en la zona.

Las imágenes del desprendimiento, obtenidas por el Centro Nacional del Hielo de Estados Unidos (USNIC) con datos de la NASA, evidencian fisuras en la superficie de la plataforma que, luego de desintegrarse, navega a más de 60 kilómetros por hora en dirección oeste-noroeste.

Para el glaciólogo del INACH, Ricardo Jaña, si bien las «razones específicas» del colapso aún son materia de estudio, pueden asociarse a tres hipótesis: anomalías de exceso de temperatura en el mismo continente, aumento de las temperaturas del océano que dañan la base de los hielos o el «efecto mecánico» de las mareas provocadas por tsunamis, como el registrado a principios de este año por la erupción de un volcán submarino.

Las plataformas de hielo como la afectada, explicó Jaña a Efe, son «lenguas» que se extienden suspendidas desde el punto de anclaje en el continente, por lo que movimientos provocados por cambios de marea también pueden provocar inestabilidad.

Para Leppe, el fenómeno tendrá consecuencias relativas a los fondos marinos, siendo uno de los puntos más preocupantes la «pérdida de hielo marino que implica también la pérdida de una microalga que es el alimento preferente del cril».

«Hay un impacto biológico constatado y pensamos que también podría ocurrir. Esta década ha sido la más caliente de la historia en el continente y la intensidad del calor ha ido in crescendo y vamos a esperar que en los próximos años aumenten estos desprendimientos de hielo marino», agregó el director del INACH.

Diario Libre