Inicio | :: Articulos | Carta Postuma a Oscar Cañizares (V)

Carta Postuma a Oscar Cañizares (V)

Carta Postuma a Oscar Cañizares (V)

“…Se me olvidaba decirte que no todos los días llega una carta, hay que
acostumbrarse al silencio…” Scribo Vobis, Pag. 9, Oscar A. Cañizares J.

Amigo mío, gracias por recibir mis notas, por atender mis peroratas, no me
sorprende, hiciste del escuchar a los imberbes más que un arte, un
sacerdocio. Hoy, que como en los versos de Silvio, viene a ser como la
quinta vez que espero, desde que se que no vendrás mas nunca.

Te conocí, Oscar, en medio de una discusión inusitada sobre si defender que
un área protegida se mantuviera intacta era o no una solución sustentable,
tanto para el área como para la gente que pudiere existir en derredor. No
recuerdo quien ganó la porfía, si es que hubo algun ganador, pero lo que
nunca jamás he olvidado es que ambos coincidimos en un punto innegociable:
si no defendemos nuestro patrimonio natural seremos un pueblo sin más
identidad que una tin-ton de bachata ni más tesoros que los espejísmos que
dibujan los políticos que nos gobiernan.

Lo recuerdo ahora, porque dicen que en una noche como esta te abriste paso
hacia el eterno y frente a las olas que vestían de vida al mar, sembraste
cada abril con mil lamentos. 5 años atrás, brotaron lágrimas en tantas
pupilas como estrellas cubrian la cúpula celestial de la isla nuestra.

Lo recuerdo ahora, porque debo confesarte que si tuviera que sostener de
nuevo la misma discusión no podría con el desconcierto, es que en esta
tierra hemos tenido que pelear por tanta inverosímil cosa que la capacidad
de asombro languidece extinta entre la indolencia y el descaro. Te imaginas?
si tuvimos que tragar la amargura de ver, de oir, de sentir los intentos por
abandonar Los Haitises a la suerte de los molinos de una cementera sin más
ni más ?

Como explicarte que tuvimos que convencer hasta los convencidos de que
teniamos razón al defender ese karso?, total, legiones extranjeras fueron
necesarias para que el pulso férreo de los tercos retrocedieran sin
atropellar más los mogotes  y las dolinas,  defendidas apenas por los
chuecos ejercitos de los sensatos, que al menos esta vez acamparon in situ y
se apostaron por miles en cada palmo de la patria.

Para que ocultartelo si te enterarás de todos modos, no bien respiramos de
ese entuerto ya nos clavaban en el pecho una constitución cercenante del
patrimonio público y  por si fuera poco nos embarran hasta el tuétano con
una versión burlesca y renovada del intercambio de Oro por Espejitos… Aunque
muchos dicen que esta vez los espejitos han agregado más ceros a las cuentas
de “los sospechosos de siempre”. Pero bien, ahí está, una tal Barrick se
abre paso en las entrañas de lo que nuestro amigo Dinápoles ha llamado “El
Tríangulo de la Muerte”; Que buscan? Adivina…. Eso mismo: ¡Oro!

Desde luego que lo hacen con mucho altruísmo para ayudarnos a crear empleos,
¡lo puedo asegurar!. Te juro que hasta incluso nos ayudaran a salir de la
pobreza. ¡Ahora sí hablaremos de un país en desarollo y de toda una potencia
minera…Orgullosos estaremos!

Claro, que para que ello ocurra primero tendremos que pagar uno que otro
ínfimo precio, no sé, no entiendo muy bien, dicen que tal vez se
contaminarán las aguas con más de lo que hoy arrastra el pobre río
Margajita, que talvez Hatillo podría servir en cualquier momento como otra
presita de cola. A mí no me lo creas, pero especualan que entre dinámita y
cianuro quedará poca cosa sin contaminar al centro de la isla… como si no
fuera ya suficiente con los demanes de la Falconbridge!

Pero eso sí, no hay de que preocuparse, sin agua ni habitats sanos
quedaremos, pero nunca si riquezas de Oro, Plata, Niquel, o Cobre, de eso
tendremos mucho, porque es nuestro patrimonio y nos pertenece, no es así?
Por favor, respondeme en serio y permite que duerma tranquilo,  dime que los
que nos dirigen fueron más listos que los caciques que negociaron sus
piedritas doradas por espejitos de colores… ¡No te burles!, dime que esos
gerentes de alcurnia y títulos de maestrías lo hicieron bien y defenderon lo
más conveniente para el país, el tuyo y el mío…

Ay Cañizares, recuerdas aquella “Carta de Dios” que querias que leyeramos?,
en algún lado decía algo así como : “…Cuando te sientas triste, regresa a la
Naturaleza y volverás cargado de Esperanza, asómate al bosque en busca de
paz y de silencio y saldrás lleno de una alegría sencilla y contagiosa…”
Pues mira nomás que dilema, ultimamente cada vez que voy al bsoque o trato
de irrumpir en la naturaleza pristina se me hace más y más dificil encontrar
la Paz y el Silencio en medio de los rastros de las sierras y hachas,  de
las huellas de los camiones… cuando no por el humo de los pirómanos
depredadores.

Cuan lejos se nos han puesto los Mangles aún intactos!
Cuan escasos los ríos cristalinos!
O el sonido de la cotorra y los aleteos del Carey… el chapuzón del Manatí y
el murmullo mítico del Solenodonte….

Es por ello que necesito de tu aliento para renovar las esperanzas y seguir
a la grupa con aquellos cazadores de quimeras que anhelamos un destino más
promisorio para nuestra humanidad. Se, estoy muy claro en eso, que no
faltará quien me acuse de pesimista y poco entusiasta, que  hasta podrían
animarme con algunas dosis de optimismo encapsulado en la creación de
algunas docenas de nuevas Areas Protegidas, que me bombardearán con datos de
los millones de árboles que se siembran con cientos de brigadas aqui o allá…
Eso está muy bien, no lo puedo negar, pero tampoco he de ocultar que muchos
deberíamos cuestionarnos con la proclama que ya anunciaba León Gieco: “Sólo
le pido a Dios, que la reseca muerte no me encuentre, vacío y sólo si haber
hecho lo suficiente”….

Tu que a fuerza de viento y sol luchaste con tu propia sangre y piel por el
bien de Natura, respondeme a ver… estamos haciendo lo suficiente?
Hace unos meses, antes de que una necia cementera se interpusiera en el
franco camino de la cohesion de ONGs ambientales, un amigo tuyo y mio
preguntaba: que nos ha faltado? Porque será que cada vez que veo mes pelada
la loma, mas seco el río y más cargado el camion de la Madera,  siento que
en esta Guerra vamos perdiendo? Ta vez será por casos así que las pildoras
de optismo no me alcanzar para anestesiar mi alma y conformarme… todo nos
queda por hacer.

Espero por ti, no demores en contestar… pero mientras, te digo que la
primogénita de Héctor y Olguita es tan bienvenida a estos suelos hace apenas
meses, que ya la he visto al arrullo de su madre entre los afanes que
forjaste en tus hijos… que por los predios de tu morada en la Jacagua
Septentrional florecen los proyectos por mejorar y conservar, que tal como
reclamaste a más no poder los jóvenes son hoy en día nuestro principal
activo en la defensa de aquello pertenece a todos: Nuestro Patrimonio
Natural.

Vaya viejo  amigo, sientese en su hamaca de nubes y preste atención al
arruyo del Jilguero, el zumbido del colibrí, recuerdele a Dios lo grande que
son las pequeñas cosas que el creó; peros por favor, no te olvides de
contarle que muchos aquí ya andan jugando a ser EL, y destruyen en su
soberbia su obra mayor.

Tenga mi abrazo, hasta pronto, adiós.

Nelson Bautista
25 de abril de 2010

css.php

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com