Inicio | Realidad Climática | América entre el infierno y los diluvios del cambio climático

América entre el infierno y los diluvios del cambio climático

El fuego en el Pacífico Noroeste de los Estados Unidos amenaza con extenderse hasta el próximo mes y más de 25,000 bomberos forestales, equipos y personal de apoyo locales están luchando contra docenas de grandes incendios que amenazan áreas protegidas como el Sendero de la Cresta del Pacífico (PCT) que va desde México hasta Canadá, atravesando desiertos y altas montañas. Una zona de alto valor escénico, ecológico e inmobiliario, Lake Tahoe cerca de Nevada, también está amenazada. Se han juntado fuegos persistentes como el de Dixie y el de Fly y ahora amenazan a un área mayor y a más personas.

La mala calidad del aire afecta a millones de personas hasta la costa este y pone en riesgo la vida de millones de pacientes de enfermedades pulmonares, incluyendo a los convalecientes de la covid-19.

CALIFORNIA

Desde 2019 las fotografías de la NASA mostraban la incipiente sequía en el embalse Shasta en California, que hoy se encuentra en cerca del 35%, una caída dramática que amenaza con dejar sin agua a muchos pueblos y ciudades en El Valle de ese estado. Esta sequía sumada a las olas de calor están provocando fuegos que amenazan eternizarse en el tiempo y el espacio.

TENNESSEE

El sábado 21, en Tennessee, hubo más de 25 personas desaparecidas y al menos 21 muertos en inundaciones repentinas provocadas por un fenómeno estacionario que arrojó 75 mms de lluvia/h en tres horas. El mismo caso de Alemania y Países Bajos. Las lluvias torrenciales caen muy rápido, en muy poco tiempo, y dejan muy cortas las predicciones de los meteorólogos, 350mms, un récord estatal. Los torrentes inundan en minutos y a veces segundos las casas de los vecinos de las zonas inundadas que fueron declaradas como desastre mayor por el presidente Biden.

EN BOLIVIA

En Bolivia, en el departamento de Santa Cruz, en la Chiquitanía, la región donde convergen la Amazonia del norte, las llanuras del Chaco y el Pantanal al suroeste, tres grandes y emblemáticas eco- regiones de Suramérica, es pasto de más de 20 incendios en nueve municipios. Ya han arrasado más de 600, mil hectáreas en siete áreas protegidas, el 64% de la superficie quemada, y solo mil ochocientos militares y dos helicópteros para combatir el siniestro. ¡Cuánta desigualdad entre los dos hemisferios!

EN VENEZUELA

En Venezuela, hace dos días, inundaciones y lluvias torrenciales afectaron a 85 municipios, 8, 098 viviendas, 9, 322 familias, 10 puentes, 116 vías, 16 muertos y 4 personas rescatadas. El estado de Mérida fue el más afectado y todo esto en medio de la Pandemia y el bloqueo impuesto por el gobierno de EU.

Un estudio publicado en la revista Science Advances demuestra la extrema fragilidad de los bosques latinoamericanos. Esta investigación reveló que más de la mitad no sobreviviría el primer incendio y evaluó 15 años de fuegos, desde 2003, en 22 países. La Universidad Nacional de Colombia y la profesora Dolors Armenteras fueron la institución líder y la investigadora principal del proyecto realizado en colaboración con el Centro de Investigación de la Patagonia, de Chile, y la universidad Stony Brook, de EU.

Según los resultados, si en un bosque ocurre un segundo fuego en 5 años es devastador para la biodiversidad, pero si ocurre un tercero termina desapareciendo el bosque. Imagínense con los incendios que están ocurriendo desde el año pasado.

El cambio climático es una realidad. Es el pasado reciente que no quisimos ver y que anunció Fidel Castro en la Cumbre de Río 92. Es el presente entre el infierno y el diluvio que está azotando a nuestro continente y espero que el futuro para nada prometedor lo podamos mitigar por la sobrevencia de la humanidad. Para eso tenemos que retomar a Fidel y hacer valer la solidaridad por sobre el odio y hacer cambios políticos para que las políticas ambientales puedan alcanzar a las mayorías.

Ojala.do