Inicio | :: Articulos | ¿Qué ganan las empresas que apuestan por el medio ambiente?

¿Qué ganan las empresas que apuestan por el medio ambiente?


Marta Fernández de Marzal. Presidente, CSR Consulting, SRL
Marta Fernández de Marzal. Presidente, CSR Consulting, SRL

El concepto de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), como parte de la gestión integral de negocios, es un tema que se viene desarrollando en la región latinoamericana desde hace algo más de una década. La mayoría de los informes o estudios que existen al respecto, enlazan las primeras iniciativas de la RSC a la filantropía y afirman que sigue existiendo una fuerte presencia de esta vinculación en la región. Según un informe de la CEPAL, «estas iniciativas son en su mayoría apoyadas por grandes empresas locales y empresas multinacionales que operan en la región y promueven el carácter voluntario de la RSC».

El tema ambiental es, sin duda, un elemento intrínseco de la RSC, relacionado tradicionalmente al uso de los recursos naturales, el manejo de la contaminación, los desechos y el reciclaje de los productos.

Hoy en día, las empresas no solo se han de limitar a los asuntos antes citados, sino que han de reconocer cómo sus impactos ambientales inciden en los problemas medioambientales y sociales de su entorno; instándolas a participar activamente en asuntos de importancia tanto para sus empleados como para las comunidades. E incluso adoptando medidas más globales de respuesta a asuntos como el cambio climático y el deterioro de la biodiversidad.

El apoyo que recibe el tema ambiental por parte de la máxima dirección en una empresa, debería ser directamente proporcional a la importancia que la misma otorgue a su desarrollo sostenible sobre la base de una triple vertiente: desarrollo ambiental, desarrollo social y desarrollo económico. Las empresas que realmente dan importancia al desarrollo sostenible fundamentado en esta triple vertiente, se encuentran casi siempre en el «top-of-mind» de los consumidores. Es probable que el eje ambiental obtenga mayor relevancia porque estas iniciativas suelen ser más visibles para los «stakeholders» o grupos de interés de las empresas y generan buena voluntad.

Sin embargo, la RSC debe implementarse de manera transversal. El eje ambiental puede ayudar a enfocar la orientación de la empresa hacia la sostenibilidad que pasa necesariamente por la escucha de los grupos de interés de la misma, la consideración de sus expectativas y la respuesta equilibrada a éstas; convirtiéndola así en una empresa socialmente responsable.

Las empresas que optan por el enfoque en el desarrollo ambiental para impulsar las estrategias básicas de la RSC y generar un cambio de cultura organizacional, deben basar dicho enfoque en: los valores y principios éticos, la calidad de vida laboral, el apoyo a la comunidad y el marketing responsable, vinculado todo a la protección del medioambiente, como elemento vital de sus proyecciones a futuro.

¿Qué significa en la práctica que una empresa sea socialmente responsable? Primero, la empresa debe conocer el impacto de sus operaciones sobre sus grupos de interés y la opinión de éstos al respecto; segundo, debe definir la estrategia de RSC como parte de la misión, visión y valores de la misma; tercero, debe definir políticas, procesos e indicadores para medir su comportamiento social y; cuarto, debe identificar mecanismos internos y externos para verificar el cumplimiento de sus propios estándares y rendir cuentas ante sus grupos de interés.

La RSC es un buen negocio – las empresas que cuentan con programas de RSC han demostrado ser más rentables y han conseguido capear el temporal de la recesión mejor que sus contrapartes «irresponsables» – porque la RSC genera oportunidades para infundir la integridad y la ética en el negocio.

De acuerdo a la encuesta de Sostenibilidad Corporativa 2010 de KPMG International, la presión ejercida por parte de las agencias reguladoras y la preocupación constante por el daño a la reputación y marca son las principales razones por las cuales las empresas han empezado a implementar estas prácticas.

Todos y cada uno de estos elementos son medibles. Y aunque, hoy por hoy, la rendición de cuentas en RSC es una práctica voluntaria de las empresas, hay muchos indicadores y estándares reconocidos a nivel nacional, regional e internacional para su implementación. De los que cabe destacar los siguientes: la iniciativa Global Compact de las Naciones Unidas (representada localmente por la Red Pacto Global República Dominicana), la Norma SGE 21 (España), la nueva ISO26000, y las guías de la Global Reporting Initiative (GRI) consideradas como el más alto nivel de transparencia enmarcado en los informes de sostenibilidad promovidos por ésta, que incluyen verificación externa a nivel internacional.

Gestionar la RSC puede ser complejo, si no se encuentran herramientas que sostengan la apuesta de la empresa por ella.

Las empresas que cuentan con programas de RSC han demostrado ser más rentables y han conseguido capear el temporal de la recesión mejor que sus contrapartes «irresponsables» porque la RSC genera oportunidades para infundir la integridad y la ética en el negocio.

Iniciativas

APAP

El reciclaje primero se hace conciencia y luego se convierte en hábito. Las tareas cotidianas de las entidades financieras demandan, por lo general, un alto consumo de papel, razón por la cual es preocupación de la Asociación Popular de Ahorros y Préstamos reducir este renglón teniendo la tecnología como aliada.

1. Más del 50% de los estados de cuenta de tarjeta de crédito se envía por correo electrónico. No sólo ahorra papel, sino también tiempo y combustible.

2. APAP premia al departamento o sucursal que logre la mayor reducción en impresiones y el menor consumo de papel. En solo tres meses, la institución disminuyó en 15.5% el total de impresiones.

3. En APAP se han distribuido en puntos estratégicos, zafacones «verdes y seguros», donde los empleados pueden disponer del papel usado que carezca de cualquier otra utilidad para que al final del día sea triturado. Semanalmente, una empresa del ramo se encarga de recoger el volumen de papel triturado, con la finalidad de reciclarlo y convertirlo en otros productos.

4. Cifras. En los últimos seis meses, APAP logró reducir cerca de 500,000 copias, tanto en los estados de cuenta, como por mejores prácticas internas. Para este año, la proyección llevará a disminuir más de dos millones de impresiones.

Banco Popular

El Programa «Ciudadano azul» es uno de loa proyectos eco-eficientes creado por el Banco Popular. Su principal gestión es el aprovechamiento de los recursos a partir de las tres «R» de la ecología: reducir, reusar y reciclar.

«Por cada tonelada de papel reciclado se ahorran 380 galones de petróleo», dice Víctor Hilario, responsable de Relaciones Públicas. Esta gestión se desarrolla a través de una cultura de valores en la que se involucran todos los empleados del banco y que es transferida a las familias y comunidades, como es el caso del concurso de reciclaje para colegios y en el que participan más de 200 centros educativos. «Ciudadano azul» es un programa ecoeficiente, que optimiza el uso de los recursos internos del Banco: Si utilizamos menos papel, menos combustible y menos energía, damos respuesta positiva a nuestros más de dos millones de clientes e impactamos menos el ambiente».

El «Green Team»

 

 

 

El Embajador Raúl H. Yzaguirre, el Ministro Consejero Christopher A. Lambert y la Cónsul General Mary Sue Conaway, rodeados de miembros dirigentes del Green Team (Equipo Verde) de la Embajada de los Estados Unidos de América en el país. El Green Team celebró el Día de la Tierra al mismo tiempo que el primer año de su conformación. En el último año este grupo de empleados de la Embajada de los Estados Unidos ha logrado reciclar más de 15,000 kilos de papel, plástico y cartón. Entre sus futuras actividades para 2011 el grupo ecologista tiene en planes la organización de la 2da Carrera/Caminata Anual Verde de 5 kilómetros en conjunto con la respectiva Feria Ecológica.

Vía: Diario Libre

Who Makes The Best Rolex Replica Watches - upscalerolex.to