Inicio | :: Asi Andamos | ¿Cuáles son las evidencias que sustentan la tesis de que la Sierra de Bahoruco era una isla?

¿Cuáles son las evidencias que sustentan la tesis de que la Sierra de Bahoruco era una isla?

 

 

ING. ELEUTERIO MARTÍNEZ
ING. ELEUTERIO MARTÍNEZ

 

P. Profesor, ¿cuáles son las evidencias que sustentan la tesis de que la Sierra de Bahoruco era una isla?

R. Hace aproximadamente 19 millones de años que La Hispaniola era un archipiélago formado por múltiples islas, donde la Cordillera Central era la principal, la cual estaba separada de la Cordillera Septentrional por el gran canal marino (hoy Valle del Cibao) que unía a la Bahía de Samaná con la Bahía de Monte Cristy y de la Sierra de Neiba (la tercera isla), por el canal marino (hoy Valle de San Juan) que unía el Golfo de Gonaives con la Bahía de Ocoa.

Estas tres islas relativamente grandes (Cordillera Central, Cordillera Septentrional y Sierra de Neiba), tenían a su vez, otras islitas adyacentes, como la Península de Samaná, la Cordillera Oriental, Los Haitises emergiendo, la Sierra Martín García y la Sierra del Norte de Haití. Ese bloque insular más o menos definido, estaba completamente separado de otra gran isla alargada y que se extendía de lo que hoy es La Sierra de Bahoruco (República Dominicana), hasta el Macizo de La Selle en Haití.

La única islita satélite que tenía la “Isla del Sur”, como se le llamó al Macizo Bahoruco – La Selle, era el Pic Macayá, en Haití y que hoy constituye la Península Tiburón. “La Isla del Sur” era una unidad geomorfológica muy bien definida por el canal marino (hoy Valle de Neiba) que unía la Bahía de Neiba con la Bahía de Puerto Príncipe. Ejemplos de la existencia este brazo de mar que separaba esta masa insular del resto de La Hispaniola, lo constituyen el Lago Enriquillo, el Lago Azuei, la Laguna Cabral, la Laguna Trou Caimán y otras lagunas menores del Bajo Yaque del Sur.

Pero los elementos que mejor atestiguan que la Sierra de Bahoruco fue una gran isla, residen en la gran variedad de especies de plantas y animales que solamente existen allí y que todavía no existen en el resto del territorio dominicano ni haitiano. Árboles como el Ébano Amarillo, la Sabina Urbaniana, la Obolinga, la palmera Reinhartia y la extraordinaria riqueza de orquídeas que allí se concentra.

La Sierra de Bahoruco, o más bien, la “Isla del Sur”, es un monumento a la biodiversidad y tesoro ecológico que la República Dominicana debe conservar como muestra significativa de las inmensas riquezas naturales que atesora su patrimonio natural.

Vía: Hoy Digital

Un comentario

  1. Interesantisimo artículo. Gracias profesor por sus constantes luces.